miércoles, 11 de junio de 2008

Anticonceptivos mejoran la calidad de vida de mujeres-Estudio en América Latina


Se trata de unas nuevas pastillas de última generación que combinan Drospirenona con Progesterona, que se produce naturalmente en el cuerpo.
Según el estudio, las nuevas pastillas generan un bienestar general en las mujeres que los consumen. Se bajaron las dosis de hormonas.
Según un estudio realizado por una empresa dedicada a la comercialización de medicamentos en América Latina, cuyos resultados se difundieron este lunes a través de un grupo de especialistas, tomar pastillas anticonceptivas mejoran la calidad de vida de las mujeres.

Según informaron, entre los beneficios que producen incluyen disminución en la retención de líquidos, el mejoramiento de la calidad de la piel y también del pelo.

El estudio se hizo en base a miles de mujeres encuestadas en Latinoamérica que consumen anticonceptivos con drogas especificas, como drospirenona y etinilestradiol.

Los encargados de difundir los resultados, destacaron que las primeras píldoras salieron al mercado a principios de los 60 y que significaron "el despertar de una nueva mujer, más independiente, con ganas de vivir y ser libre” aunque también aclararon que se destacaban por la función anticonceptiva y que ahora suman nuevos beneficios.

En los más de 30 años que pasaron desde entonces, los científicos a cargo de la fabricación de los medicamentos lograron reducir considerablemente las dosis de hormonas que contienen efectos negativos y sintetizar nuevas moléculas con menos efectos adversos.

La Drospirenona, la droga que contienen las pastillas de última generación, es una sustancia muy parecida a la progesterona que naturalmente produce el cuerpo de la mujer y es por esto que la nueva sustancia ofrece beneficios adicionales asociados al bienestar de las mujeres, mejora en la retención de líquidos y grasas con visibles mejoras en piel y cabello.

Según el doctor Enrique Lastreto, Profesor Adjunto de Ginecología de la Universidad Nacional de Córdoba, "las usuarias se benefician al tomar pastillas de baja dosis, ya que además de una máxima eficacia anticonceptiva presentan muy buena tolerancia" y subrayó que "la tolerancia es clave porque contribuye a mejorar su aceptabilidad y evitar abandonos en pacientes con necesidad de un método anticonceptivo confiable".

El estudio también agregó que el 66% de las encuestadas afirmó sentirse mejor desde que comenzó a tomar estos anticonceptivos