martes, 17 de junio de 2008

Creatividad bajo "el agua"



Concentrarse demasiado para que una idea se nos ocurra es un error: ya le habrá pasado eso de quemar neuronas para nada.
Un estudio de las universidades de Londres y Viena apunta a reforzar esa idea pero por la contraria. El equipo científico que lo llevó a cabo concluyó que un exceso de concentración bloquea la mente y que las ideas más creativas y originales brotan cuando menos se las busca: sin dar vueltas, dicen que uno de los lugares más apropiados es bajo la ducha.
Recuerde: Woody Allen afirmó llegar a las cúspides de la inspiración bajo el chorro relajante de su ducha.
Arquímedes solía decir que pensaba mejor en la bañadera.
El estudio fue publicado en la revista británica de ciencias Plus One.
La clave sería lograr abstraerse de todo para que las ideas se vayan formando y organizando a nivel subconsciente. En medio de ese “pensar en nada”, mientras uno se pasa el jabón por el cuerpo, o la esponja, o sólo deja que el agua corra aparece la bombita de luz que en tantos dibujos vimos representando el advenimiento sopresivo de las ideas más geniales y trascendentes.
La investigación requirió de la participación de 21 voluntarios que se prestaron para que se les realizaran electroencefalogramas mientras estaban abocados a la resolución de algunos problemas. En ese momento se vio claramente cómo la imposibilidad de hallar soluciones se debía a que “por deducción” el trabajo de la mente entraba en mesetas de nula creatividad, la inspiración no aparecía.
“Centrarse en el problema es importante, pero concentrarse demasiado es perjudicial porque puede bloquearnos. El pensamiento creativo relaciona ideas que no tienen conexión aparente entre ellas” explica Joydeep Bhattacharya, de la Universidad de Londres.
Los electroencefalogramas revelaron que, durante este estado de bloqueo mental, hay una gran actividad de ondas gamma en la región posterior del cerebro. Estas ondas se asocian a la atención selectiva consciente, que limita la capacidad de analizar un problema desde perspectivas distintas. Si se logra relajar a las ondas gamma y liberar ondas alfa (asociadas a los estados de relax) en otras regiones del cerebro, las soluciones se hacen presentes.
El multifacético y sin duda creativo Fernando Peña está de acuerdo con lo que revela este estudio: “Coincido totalmente, a mí las ideas me llegan o desde el aburrimiento o desde las borracheras. Eso sí, nunca mientras me ducho. Si me concentro en resolver algo, las cosas se complican. Me choco directamente contra una pared de hormigón”.
Iván Noble, compositor y cantante, también coincide: “El arte se lleva bien con la vagancia. El relajo es el mejor anfitrión para la belleza. Quizás obligado pueda componer algo, pero me cuesta creer que podría hacer una canción hermosa”.