martes, 17 de junio de 2008

Logran reconstruir un pene completo

Cirujanos de Barcelona realizaron una reconstrucción del pene en un hombre de 26 años, a partir de tejido de su antebrazo. Al paciente le habían mutilado su miembro cinco años atrás, durante el conflicto bélico de Costa de Marfil.
La operación se hizo hace tres semanas por profesionales de la Fundación Puigvert y del hospital de Sant Pau. Tras una intervención que duró diez horas y fue muy complicada, los expertos afirmaron que el hombre ha recuperado la función sexual y la sensibilidad del pene. Aunque todavía no le dieron el alta.
También dicen que el hombre podría volver a orinar de pie, eyacular y hasta tener orgasmos, según informaron los doctores Eduard Ruiz Castañé, y Jaume Masià, que dirigieron la operación.
El hombre es un senegalés de la etnia mandinga. Para hacer la reconstrucción del pene, se le sacó al paciente una lengua de tejido subcutáneo del antebrazo, que tiene características similares al pene, junto con dos arterias y dos nervios sensitivos, con la que se hizo el cuerpo del nuevo miembro. Mientras que con la piel se le hizo una nueva uretra.
Paralelamente, se procedió a la reconstrucción del glande (la cabeza), y una vez logradas esas dos partes, se unió el nuevo pene en su sitio con la femoral y la vena safena.
Los cirujanos resaltaron que la técnica utilizada es la misma de microcirugía que se aplica para otras reconstrucciones de partes del cuerpo, pero que la novedad de esta intervención es que el paciente recuperará las funciones fisiológicas, hasta el punto de que es previsible que pueda tener hijos si es fértil.
Aún el miembro no tiene capacidad eréctil, pero está previsto colocarle en unos seis meses una prótesis hidráulica para que pueda tener erecciones normales y practicar coitos con penetración.
El paciente había pedido ayuda a los cirujanos a comienzos de año y explicó su caso a los doctores. En 2003, durante la guerra civil en Costa de Marfil, le cortaron el pene con un cuchillo. Pudo escapar hacia Mauritania y se instaló en España. Se sentía muy deprimido por la dificultad de llevar una vida normal. Los médicos piensan que otros pacientes que sufrieron amputaciones por cáncer podrían hacerse la misma operación.
En la Argentina, en agosto de 1996, un hombre de 31 años también sufrió una amputación similar, aunque en un contexto diferente. Fue en Venado Tuerto. Su novia le había dicho que si la dejaba, lo iba a mutilar y cumplió. Su pene no pudo se reemplazado.