domingo, 29 de junio de 2008

Cuáles son los asientos más seguros de un avión?

Pasillo, adelante y cerca de las puertas
Un estudio de la Universidad de Greenwich lo determinó a partir del análisis de 105 accidentes en los que hubo 2.000 sobrevivientes. Se basó en variables como la distancia de las salidas de emergencia y de la cabina.
Crítica de la Argentina
27.06.2008
Tal vez no sea la actitud más positiva que pueda tener la persona que posea un ticket aéreo en la mano. Pero todos los que han estado por subir a un avión, es casi seguro, estudiaron el lugar que les tocaba ocupar.
Todo el mundo que tiene un pasaje se pregunta en qué parte del avión tendrá más chances de sobrevivir en el fatídico caso de que la nave sufra un accidente seguido de un incendio. Si ése fuera el caso, la universidad británica de Greenwich, con la ayuda de las autoridades de aviación civil de la isla, realizó una suerte de “mapa de seguridad” del avión que es el resultado del estudio exhaustivo de 105 accidentes en los que hubo más de 2.000 sobrevivientes.
Ahora bien, ¿a qué conclusiones llegaron?
Básicamente, las variables clave son tres:
-La distancia respecto de las salidas de emergencia.
-La cercanía de los pasillos.
-La ubicación en la parte trasera o delantera de la aeronave.
En cuanto a los asientos, el estudio llega a la conclusión de que las butacas más seguras son las de la fila que se corresponde con las salidas de emergencia. A priori, esto no parece un gran hallazgo. Lo que sí asegura el estudio es que a éstas les siguen las que se encuentran atrás o delante de tan afortunada fila. Y los límites del amparo que brinda la cercanía a las salidas se hallan en la quinta fila, de la sexta en adelante el riesgo ya es grande.
Cuanto más lejos se está de las puertas, la muerte es una posibilidad más concreta. Elegir sentarse cerca del pasillo también es una buena opción.
El 64% de los que se sientan junto a los corredores sobreviviría en caso de un accidente.
Otra de las conclusiones a las que llega el estudio es que no da lo mismo estar en la parte trasera del avión o en la delantera. Cuanto más cerca de la “proa”, mejor. En ese caso, las posibilidades de escape son de un 65%; próximo a la cola son de un 58%.
Por lo tanto, cerca de la cabina, junto a una salida de emergencia y en el pasillo, están las ubicaciones salvadoras.
De todos modos, las normas de seguridad internacional indican que los aviones deben realizar pruebas de evacuación que aseguren que cada persona a bordo podrá salir en 90 segundos si se desata un siniestro. Pero lo que no se toma en cuenta son las actitudes desesperadas de los pasajeros y sus interrelaciones en un momento tan delicado.
El estudio revela que la ayuda a familiares o amigos retrasa el escape, en cambio los que viajan con colegas se dirigen velozmente a su propia salvación.
Por lo pronto, las aerolíneas europeas Virgin alguna atención les prestan a este tipo de investigaciones: las butacas cercanas a las puertas de emergencia se venden con un recargo de hasta 75 euros. Pese a tanta información, nadie espera comprobar en carne propia cuán en lo cierto están investigaciones de esta índole.
Sin embargo, el trabajo no contempla situaciones como las vividas por los pasajeros de Air India. Según señaló The Times of India, “tras haber efectuado un vuelo nocturno, el nivel de cansancio es máximo y ambos pilotos se durmieron después de que el avión despegara de Jaipur”. Así, el avión voló con piloto automático y, a su llegada al aeropuerto de Bombay, los controladores aéreos intentaron entrar en contacto con la tripulación para iniciar la maniobra de aterrizaje, pero el aparato siguió vuelo a gran altitud hacia la localidad costera de Goa, más al sur. “Sólo cuando el avión entró en el espacio aéreo de Bombay, la torre de control se dio cuenta de que los pilotos no respondían”, explicó la fuente al diario.
Los controladores lograron poner en marcha una alarma de seguridad y despertaron a los pilotos, que inmediatamente dieron media vuelta. El director del aeropuerto de Bombay habló de “un problema de comunicación” con la tripulación, que no se durmió en ningún momento.
India no registra accidentes aéreos desde hace varios años. Pero la prensa también señaló esta semana que a otro avión se le impidió el despegue después de que sus pilotos fueron hallados borrachos.
Pasajeros demorados
Los pasajeros de Aerolíneas Argentinas fueron perjudicados por los constantes conflictos gremiales dentro de la empresa. Los vuelos a Madrid y a Roma que debían despegar el martes a la noche, a las 21 y 22 horas, respectivamente, fueron postergados 24 horas. Según la aerolínea, el retraso de un día entero se debió a una medida de fuerza de los pilotos. En cambio, según el gremio, los aviones no pudieron salir de Ezeiza a raíz de una supuesta sobreventa de pasajes. Los damnificados: 500 pasajeros.