lunes, 16 de junio de 2008

Los test genéticos – demasiado ambiguos aún

A medida que fue creciendo la oferta no regulada de los tests genéticos "directos al consumidor", también aumentaron las quejas de los usuarios por los resultados obtenidos y las voces de las sociedades científicas relacionadas con la aplicación de la genética.
En 2006, la Auditoría General de Estados Unidos realizó una investigación para determinar la legitimidad de los reclamos presentados por un grupo de consumidores. Para eso, junto con un equipo de genetistas y nutricionistas, seleccionó al azar 4 empresas en Internet y les compró los tests genéticos en nombre de 14 clientes ficticios. Tras enviar por correo 12 muestras de ADN de una misma mujer y 2 muestras de un hombre sin filiación entre sí, y describir que las muestras pertenecían a adultos de distintas edades, peso y estilos de vida, las empresas devolvieron 14 perfiles genéticos distintos con predisposición a desarrollar osteoporosis, cáncer, diabetes tipo II, problemas para eliminar las toxinas, hipertensión, enfermedad cardiovascular y envejecimiento cerebral.
Los tests realizados por las empresas designadas con los números 1 y 4 les recomendaron a los inexistentes consumidores suplementos alimentarios por un valor de 1200 dólares anuales y que eran básicamente vitaminas y antioxidantes, cuyo valor en cualquier supermercado no superaba los 35 dólares.
Las empresas 1, 2 y 3 hicieron recomendaciones de sentido común, como no fumar, hacer ejercicio o comer saludablemente.
Otro estudio analizó 7 empresas que ofrecen análisis genéticos predictivos a través de varios marcadores de sensibilidad a desarrollar asma, distintos cánceres, psoriasis y Alzheimer.
De los 56 genes analizados en las 7 empresas, el 43% no contaba con evidencia científica suficiente de asociación con una enfermedad y sólo el 38% de los "snips" analizados tenían alguna relación con una enfermedad.
Por su parte, el Colegio Estadounidense de Genética Clínica difundió en abril recomendaciones sobre el uso de estos tests. "La opinión pública debe saber que los tests genéticos son apenas una parte de un proceso complejo que puede tener tanto un efecto positivo como negativo sobre la salud y el bienestar", indica el documento.
Los requisitos mínimos de un análisis genético confiables son: la participación de un profesional certificado desde la indicación y hasta la interpretación de los resultados, el "consumidor" debe estar completamente informado sobre lo que la prueba puede o no decir sobre su salud, la evidencia científica sobre la que descansa cada prueba genética debe ser clara y comprensible, el laboratorio debe estar adecuadamente acreditado y la privacidad de los resultados debe estar asegurada.