jueves, 19 de junio de 2008

DIEZ TIPS PARA TENER SEXO ECOLÓGICO

¿Sexo verde?

Sí, sexo ecológico, que no degrada el medio ambiente. Cada acto –pregonan los defensores más activos del planeta tierra– deja una huella y un impacto ambiental. El sexo también.
Una de las biblias de los militantes de la sustentabilidad terrenal es el sitio web Tree Hugger.com, que publica guías para ecologizar los aspectos de la vida: el diseño, el shopping, los negocios. Y le tocó el turno a la vida sexual.
El sitio ofrece una guía con 10 maneras de tener relaciones sexuales con bajo impacto ambiental. En el texto Jacob Gordon –periodista californiano cuyo eslogan personal es “sé sustentable o muérete intentándolo”– plantea que el mayor impacto ecológico del sexo es un bebé. Y que “probablemente, la población humana es la fuerza más amenazante sobre la tierra”.
Los comentarios no tardaron: algunos se quejaron: “¿Quién puede pensar que los bebés no son ecoamigables? ¿Acaso no son el futuro del planeta?”, se preguntaron los lectores.
La guía para hacer más ecológico el sexo incluye estos 10 ítems.
1.Preservativos: comprar condones de látex a granel. Si se compran por unidad, se consume packaging innecesario. El debate sobre la biodegradabilidad del látex va para largo y depende de qué tipo de lubricante se usa. Mientras, el látex es la única barrera para frenar bebés y enfermedades de transmisión sexual (ETS). Hay preservativos hechos con el intestino de corderos, son biodegradables, impiden el embarazo pero no las ETS. Los de poliuretano no son biodegradables. Jamás tirarlos al inodoro, tapan cañerías y contaminan los cursos de agua. Es preferible que vayan a la basura.
2.Lubricantes: los amigos del planeta recomiendan optar por las fórmulas más naturales. Chequear que no estén fabricados con derivados del petróleo. Evitar los que tienen esencias artificiales, sabores y colores; y preferir los identificados como “orgánicos”.
3.Juguetes sexuales: los de plástico blando pueden tener ftalatos o ésteres de ftalato, químico que se usa para hacer más flexibles plásticos duros como el PVC. Se trata de una sustancia tóxica. En 2004 se prohibió el uso de una gama de ftalatos en juguetes infantiles. TreeHugger sugiere usar juguetes hechos de vidrio, metal, silicona o plástico duro. O poner un preservativo sobre un dildo sospechado de tóxico. Obvio, con pilas recargables.
4.Bambú en la cama: Tiene propiedades antimicrobianas, crece rápido y constituye una fuente renovable. Además, está de moda y es sexy tanto en una cama como en las sábanas sedosas que se hacen con su fibras.
5.Ropa interior: hecha de fibras naturales: cáñamo, bambú, algodón, seda o fibras naturales. Elegir estos materiales para ropa interior y lencería. Mejor si es ajustada y resbaladiza. También se puede conseguir lingerie hechas con prendas recicladas. Preferir la de buena calidad, para que dure más.
6.Velas: Las lámparas incandescentes son un pecado de derroche. Y las de bajo consumo se pueden evitar, reemplazándolas por velas artesanales. Crean clima y no malgastan energías no renovables.
7.Afrodisíacos naturales: el ginko biloba y el ginseng tienen fama mundial e histórica para encender la temperatura de la piel. Lo mismo que el apio, la canela, el clavo, los pistachos, la avellana, el chocolate, el café, la palta y la rúcula, son algunos de los alimentos capaces de despertar los sentidos. También el vino y el champagne.
8.Regalos: Aceites con extractos naturales para hacer masajes, café y chocolate elaborados en el marco del Comercio Justo o preparar una cena afroidisíaca son algunas de las ideas de los ecologistas para hacer un regalo interesado y terminar en la cama.
9.Diversión sexy: bañarse de a dos no sólo sirve para ahorrar agua. Andar en bicicleta no contamina y genera endorfinas, que predisponen mejor a la actividad sexual. Algunos tipos de yoga, en especial el kundalini, despiertan centros energéticos vinculados con el sexo y trabajan sobre ellos. La gimnasia china también tiene una tradición milenaria de ejercicios para mejorar la salud sexual.
10.Jugos verdes: hay fuertes rumores que los jugos del amor de las personas que siguen una dieta vegetariana son más dulces. Y se sabe que disminuir el consumo de carne es uno de los grandes actos de altruismo ecológico. El que no sea capaz de hacerlo, ni siquiera por una temporada de prueba, siempre puede probar de buscarse un amante vegetariano.
Crítica de la Argentina-Diario de Jorge Lanata