domingo, 29 de junio de 2008

COLOMBIA, CURIOSO FESTIVAL DE LA SOLTERIA

Por ley, en un pueblo de Colombia se puede ser soltero por un día
Por: Augusto Rojas

Fuente: BOGOTA. ESPECIAL PARA CLARIN

Lleva muchos años de matrimonio a cuestas
Siente que la carga conyugal es más pesada que cobrar un penal, en el último minuto de un juego empatado, en la final de la Copa Mundo
Siente desmayo al recordar la frase hasta que la muerte nos separe
Si respondió afirmativamente a todo, sepa que en un poblado de Colombia volver a ser soltero es más que un sueño, un mandato de la ley.
Pero, como la perfección no existe, el decreto tiene una vigencia de 24 horas y tan sólo una vez por año.
Chaguaní es el nombre del pintoresco y apacible poblado colombiano ubicado a menos de una hora, en auto, de Bogotá. Aquí se celebra el Festival del Soltero en el que el alcalde expide un decreto real informándoles a pobladores y turistas que en ese lugar sagrado --y por un lapso de 24 horas-- su matrimonio pierde toda validez y que los reproches, pataletas y hasta la paciente abnegación de entrega del matrimonio no tienen justificación.
Según reza el decreto, "es justo y necesario permitir a los casados por convicción, por accidente, por las buenas, por las malas o por cualquier otra circunstancia, sentir nuevamente el placer de la soltería".
A partir de allí, los casados --hombres y mujeres-- tienen licencia para volver a disfrutar del estado ideal de todo ser humano , según definición arrojada por encuestas elaboradas en cualquier parte del mundo, y que, obviamente, tomó como muestra a personas casadas. Eso sí, para que la ley tenga mayor alcance, los nuevos solteros deberán asegurarse de estar al lado de sus mejores amigotes de farra.
La ley municipal, cuya validez jurídica poco importa a los cerca de siete mil habitantes del pueblo --y a varios cientos de los visitantes durante este día-- establece también que durante la jornada de soltería, las personas encontrarán alivio y salvación de las opresiones e injusticias infligidas en el matrimonio.
El objetivo de la ley es que la gente vuelva a divertirse como cuando fue joven y bella. Matrimonio, en muchos hogares es sinónimo de esclavitud, ataduras y aburrimiento. Esta ley da licencia al corazón para que vuelva a latir. Para que revivan esas mariposas que una vez todos sentimos en el estómago y, por qué no, para tener la posibilidad de echarse una canita al aire , aseguró a Clarín Julio Flórez, alcalde del pueblo y uno de los promotores más entusiastas de esta festividad.