miércoles, 23 de septiembre de 2009

Llegó la discriminación masculina: los restaurantes hacen descuento sólo a ellas

Con la crisis económica, los restaurantes se volvieron más creativos a la hora de idear promociones. Así, en el último año –mientras se multiplicaban las rebajas en días fijos, alianzas con tarjetas de crédito, menús dos por uno y cupones– muchos locales comenzaron a ofrecer tentadores descuentos “sólo para mujeres”.
¿El objetivo? Captar a los grupos de amigas que, en general, son numerosos y tienen un día de reunión fijo por semana.
Una de las primeras cadenas que puso sus fichas en el público femenino fue Sushi Club, con un descuento del 20% los martes para mesas sólo de mujeres en sus locales porteños (Las Cañitas, Puerto Madero, aeroparque y La Recova de Posadas) y también en el interior (Gran Buenos Aires, Bariloche, Mendoza, Rosario y Córdoba).
“Detectamos que mucho de nuestro público es femenino y decidimos darles una noche especial. Está funcionando muy bien. Los martes, hay más concentración de mujeres”, explica Carlos Dassonville, gerente de Marketing de Sushi Club.
Otra cadena que quiere sumar mujeres a su clientela es Rodizio. En este caso, con un menú fijo de $ 70, válido de lunes a viernes (almuerzo o cena). Sin la promoción, el precio sería de $ 130 o de $ 95 según el día. “No es necesario que sea una mesa exclusivamente femenina.
La promoción es para mujeres aunque estén en una mesa mixta. Lo hicimos así por nuestro estilo gastronómico. A veces, las mujeres no quieren comer mucho y la parrilla no las moviliza tanto como a los varones. Le damos un empuje para que vengan, conozcan el servicio y prueben nuestra mesa fría, que justifica el valor del menú”, detalla Verónica Froio, gerente de Marketing de la cadena.
La promoción está vigente durante septiembre en los locales de Puerto Madero y Costanera Norte. “Ahora vienen más grupos de amigas”, agrega Froio.
En el restaurante “Pájaro que comió” –en el corazón de Palermo Hollywood– hay un descuento del 30% para mesas de mujeres (mínimo cuatro personas) los jueves. “Al restaurante siempre vienen muchas mujeres solas. Creo que las chicas salen más en grupo que los hombres”, asegura Maximiliano Petit, dueño del restaurante. “En nuestra experiencia, estas promociones ayudan. Tenemos una terraza con tragos y las mujeres siempre atraen gente”, advierte Petit.
El sector gastronómico fue uno de los más golpeados por la crisis económica. Según la Asociación de Hoteles, Restaurantes, Confiterías y Cafés de la ciudad, desde octubre del año pasado hasta ahora cerraron 1162 establecimientos. “De los 9000 que había el año pasado quedan menos de 8000 y hay unos 2000 en amarillo o directamente en rojo”, estima Luis María Peña, presidente de la asociación. “Hubo una campaña muy agresiva de promociones, inspirada en lo que hacen los bancos, para fidelizar o captar nueva clientela. Ahora se potencia por el cambio de menú de invierno a verano. Los establecimientos están más profesionalizados con especialistas en marketing –destaca Peña–.
El consumidor está acostumbrado a las promociones y los restaurantes no pueden quedar afuera”.
elcronista.com