viernes, 25 de septiembre de 2009

Seguridad infantil


El acceso a Internet en buena parte de los hogares argentinos ya no es noticia, salvo para consignar su crecimiento, como marcó el Indec, con 3,3 millones de conexiones hogareñas de banda ancha en junio último, corroborando datos similares publicados en mayo último en el Barómetro Cisco de Banda Ancha. En la ciudad de Buenos Aires, por ejemplo, el 44% de la población tiene acceso a Internet a través de una de estas conexiones. Y esto incluye a chicos que no siempre tienen claro cómo comportarse adecuadamente en este medio.
Como tienden a moverse con soltura entre computadoras, celulares y diversos sitios Web, muchas veces los padres creen que están igualmente capacitados para entender lo que implica llevar buena parte de su vida en línea.
"Uno está acostumbrado a enseñarles a sus hijos a tener cuidado en la calle y demás. Pero no siempre tiene en cuenta qué están haciendo los chicos en la Web, y sobre todo, cuánta información están divulgando", explica Dan Hirsch, un ingeniero de Intel que junto a otra empleada de la compañía, Mariana Iribarne, comenzó hace unos meses a dar charlas gratis en colegios sobre cómo proteger a los chicos en Internet (reciben consultas en
recepcionintel@arnet.com.ar).
Es que en la Red hay herramientas fantásticas, y que son muy útiles para todos, pero como sudece en cualquier otra creación humana en la que participan millones de personas, también tiene sus zonas oscuras. Un fotolog o un perfil en Facebook pueden ser inocentes, y permitirnos estar en contacto con amigos y familiares, pero no todos los chicos tienen claro que, en muchos casos, esa información estará disponible para cualquier visitante. No sólo su nombre: muchos chicos publican su fecha de cumpleaños, su teléfono, la dirección postal, hacen públicas fotos de su casa, se contactan con extraños y ofrecen una cantidad enorme de datos sobre su planes para la semana (dónde estarán, con quién, y demás). Y es información que ningún padre creería lógico difundir indiscriminadamente.
"Cuando les mostramos qué tan visible es la información que ponen en línea, la mayoría de los chicos se sorprende mucho -dice Hirsch-. Y más cuando les mostramos cómo muchos de esos datos quedan disponibles en Google aun si ellos los borran."
"Los chicos tienen demasiada confianza en sí mismos, se sienten inmunes, y eso conspira contra la conciencia de los riesgos de Internet que quisiéramos que tuvieran", explica Roxana Morduchowicz, directora del programa Escuela y Medios del Ministerio de Educación de la Nación, que desarrolla el programa Internet en Familia 2, junto a Telecom, Microsoft y Dell. En
www.me.gov.ar/escuelaymedios/index.html está disponible un cuadernillo para descargar, con consejos para padres y docentes.
Según una encuesta realizada por el ministerio este año, el 60% de los chicos encuestados cree que sólo sus amigos ven su blog, y el 75% cree en todo lo que lee en la Red. Además, el 80% de los chicos navega solo por la Red; es decir, sin supervisión de los mayores.
Esto último va en contra de todas las recomendaciones de los expertos, incluyendo el Código de Navegación Segura que propone la Sociedad Argentina de Pediatría (SAP), que sugiere ubicar la PC en un lugar visible (fuera del cuarto de los chicos, sobre todo los preadolescentes); compartir la navegación con los chicos para guiarlos en sus visitas a la Web; supervisar qué información ingresan en los formularios de registro de los distintos servicios en línea, con quién chatean o se encuentran, y dialogar sobre qué actividades hacen en línea, y cómo.
Los padres no expertos en informática no deben temer; aunque pueden no ser expertos en el manejo específico de las herramientas virtuales, es su sentido común y su experiencia al momento de interactuar con otros lo que ayudará a sus hijos. Los lineamientos completos del Código están en
http://www.sap.org.ar/ .
Y es muy recomendable explicarles a los chicos el valor de cerrar sesiones del correo electrónico o el mensajero cuando se alejan de una PC, sobre todo si es ajena (por ejemplo, en un locutorio), de usar buenas contraseñas, y no compartirlas con amigos.
Más allá del diálogo, hay algunas medidas preventivas que se pueden tomar para proteger a los chicos cuando navegan por la Web.
Primero, actualizar el sistema operativo y tener un firewall, un antivirus y un antispyware activos, para prevenir cualquier infección que podría llegar por una acción inocente de los chicos, sea por una trampa de phishing en un sitio fraudulento o un virus que llega por un archivo compartido por el e-mail o el mensajero instantáneo. El lector encontrará información en
www.lanacion.com.ar/1114462 y www.lanacion.com.ar/1003555.
Además, Windows Vista ofrece una serie de herramientas para ayudar en estas tareas (se configuran en Panel de Control>Cuentas de usuario). Es posible definir, para cada cuenta, los juegos que será posible instalar según su calificación estandarizada, determinar horarios en los que se podrá usar la PC y bloquear el acceso a determinados programas. El Internet Explorer puede configurarse (en Herramientas>Opciones de Internet>Seguridad) para bloquear el acceso a determinados sitios no aptos para menores. En Mac OS X, este filtro de páginas Web se activa en Preferencias de sistema>Control parental. Para Firefox se puede instalar la extensión ProCon (
http://procon.mozdev.org/ ). Mientras tanto, la aplicación Blue Coat K9 Web Protection Admin ( http://www.k9webprotection.com/ , gratis) ofrece también filtro de sitios y contenidos. Hay que tener en cuenta, sin embargo, que este método de bloqueo funciona sobre la base de calificaciones voluntarias y palabras clave, por lo que su efectividad es limitada.
Además, es posible configurar los buscadores Web para que sólo ofrezcan resultados aptos para mayores. Para Google esto se hace en
www.google.com.ar/preferences?hl=es ; para Bing, en www.bing.com/settings.aspx?ru=%2f&FORM=SELH ; en Yahoo!, la página de configuración es http://ar.search.yahoo.com/preferences/preferences/ .
Microsoft permite que los padres administren los contactos del Windows Live Messenger de sus hijos con una herramienta gratis disponible en
http://download.live.com/familysafety (el sitio está en inglés, pero la aplicación está en español). Además, en el apartado Configuración>Privacidad de Facebook es posible definir qué información será visible para los contactos de Facebook o para el público en general, quién podrá dejar comentarios, si éstos serán públicos, etcétera.
Otra alternativa es la de limitar los sitios que los chicos pueden visitar, creando listas blancas de páginas que sus padres aprueban. En febrero último el suplemento publicó una serie de sitios para chicos (los enlaces están disponibles en
www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=1103548 ) pero tienen, sobre todo, una orientación educativa.
Para ofrecerle a los chicos una alternativa más lúdica existen navegadores infantiles, limitados a sitios preaprobados; los padres pueden luego agregar otros que consideren convenientes. También ofrecen videos y juegos. Su configuración se bloquea con una contraseña, e incluso es posible evitar que la aplicación sea minimizada o puesta en segundo plano. Entre estas aplicaciones están KidRocket (
http://kidrocket.org/ ), Kido?z ( http://kidoz.net/ ) y Kidzui ( http://www.kidzui.com/ ).
En los sitios
http://www.navegaprotegido.org/ , http://chicos.net.ar/internetsegura/saferday.htm y http://www.chicoseninternet.com.ar/ hay más información y consejos.
Como afirma Joel Bo, gerente de operaciones de la oficina local del desarrollador de antivirus Trend: "Lo más importante es la concientización. Está bueno poner herramientas de protección en la PC, pero el chico no siempre va a estar frente a una PC sobre la que tengamos control. Así que lo más efectivo es el diálogo entre padres e hijos".
Por Ricardo Sametband
lanacion.com