miércoles, 30 de septiembre de 2009

La nueva tendencia de las empresas es premiar a empleados que no viajen en auto

En David Evans and Associates (DEA), una compañía de arquitectura e ingeniería con oficinas centrales en Portland, ciudad al noroeste de Estados Unidos, el personal que no elige la opción más fácil para viajar cobra un plus.
“Acá en nuestras oficinas centrales, les pagamos u$s 1,50 cada vez que llegan hasta acá mediante cualquier método que no sea en auto ocupado por una sólo persona”, contó Tami Boardman, directora de comunicaciones.
Los ciclistas, usuarios de ómnibus, caminantes y hasta los que se trasladan en patineta, pueden cobrar sus u$s 3 diarios.
Esta idea tiene dos objetivos. Forma parte de una estrategia general para reducir la huella de carbono de la compañía (los viajes de los empleados aportan gran parte) y también mejorar la salud de nuestra fuerza de trabajo.
“Pedaleo siete millas de ida y otras tantas de vuelta”, contó Boardman para luego agregar que entre 10% y 20% de los empleados participan del programa dependiendo de la estación.Vodafone, en Gran Bretaña, opera un programa similar en sus oficinas centrales de Newbury. Quienes optan por participar del Green Travel Incentive reciben 85 libras por mes. Nicola Woodhead, jefa de responsabilidad corporativa, explicó que pueden participar todos los que no cuentan con una cochera donde estacionar el auto. “Estamos poniendo mucho énfasis en mejorar el estado físico de los empleados”, explicó. “También tiene que ver con el cuidado del medio ambiente, la presión por los lugares para estacionar”, agregó.
Actualmente 812 personas cobran por este programa de incentivo, y otras 189 reciben una suma que depende de la cantidad de personas que se trasladen en su vehículo.
Por varias razones, las compañías están incentivando a los empleados a buscar diferentes alternativas cuando se trata de viajar hasta la oficina. Algunas de ellas son la protección del medio ambiente, cuidado del estado físico del personal y la lucha contra el estrés. Hay estudios que indican que para muchos, lo más estresante del día es el viaje hasta su lugar de trabajo. Por el contrario, actividades como andar en bicicleta y caminar reducen el estrés y hasta puede ser un disfrute.
Otras empresas eligen un sistema de vales, como la farmacéutica GSK, que ofrece calcomanías por el valor de 1 libra por cada viaje, dinero que luego se puede usar para comprar bicicletas o equipos.
No obstante, las compañías que quieren que su gente se aleje de sus autos deben pensar más allá de los incentivos financieros. Contar con duchas y vestuarios adecuados es igualmente importante.
GSK ofrece de todo a quienes pedalean hasta la oficina, desde tendederos y percheros para colgar la ropa hasta tabla de planchar y un espacio para el calzado. Y Boardman contó que DEA tiene un programa que garantiza el regreso a casa de su personal en caso de emergencia.
Boardman cree que incentivar al personal a utilizar métodos ecológicos al momento de viajar es simplemente una forma prudente de prepararse para un futuro en el que será bastante más difícil elegir.
“En este momento, estamos ofreciendo premios y no castigos, pero estoy segura de que se vienen los castigos. “Es sólo una cuestión de tiempo”, explicó.
cronista.com