miércoles, 23 de septiembre de 2009

Programa modelo para la detección de cáncer mamario


Fabiola Czubaj
LA NACION
Lo ideal para poder tratar y curar el cáncer de mama con un éxito casi total (¡98%!) es identificarlo cuando el tumor es tan pequeño que aún no se da a conocer: no causa síntomas ni se puede palpar. Pero eso no es posible sino mediante la mamografía, un estudio diagnóstico que las mujeres deben hacerse a partir de los 40 años.
"Es el único método seguro para detectar el cáncer mamario en la población de mujeres sanas. No hay que esperar a que se toquen el nódulo o tengan síntomas", señaló el profesor doctor Florentino Sanguinetti, director del Programa de Detección del Cáncer Mamario de Lalcec.
Y él sabe de qué habla: desde hace 10 años, su programa incluye una unidad móvil que anualmente recorre el país con mastólogas y técnicas radiólogas que hacen mamografías gratuitas adonde el sistema de salud no llega. Los 93.000 estudios realizados hasta ahora, sin subsidio gubernamental alguno, convierten la Unidad Móvil Fundación Avon-Lalcec en el primer screening (rastrillaje) del país y el más grande de América latina en mujeres sanas.
Ese trabajo permitió detectar a 500 mujeres con cáncer y operar a 1500 con lesiones mamarias sospechosas confirmadas mediante una biopsia o una punción. Además se identificó a mujeres con alteraciones o enfermedades benignas, como la displasia, que tienen entre un 2 y un 3% de probabilidad de ser cáncer. En todos los casos, Lalcec se ocupó del seguimiento de las pacientes a través de sus filiales o de su traslado a su sede central, en esta ciudad.
"Detectamos pequeños tumores, de 1 mm, que son ignorados en esas pacientes y son absolutamente curables. Ellas no pueden creer que las vayamos a buscar y que, encima, sea gratis", dijo Sanguinetti.
Una de cada ocho mujeres puede tener cáncer de pecho, estima la Alianza para la Lucha contra el Cáncer de Mama, que reúne a ocho ONG que trabajan para crear conciencia sobre la detección temprana de la enfermedad. "Hay una lenta concientización de la importancia de la mamografía y del autoexamen mamario a expensas de las campañas", agregó el experto.
Hace 10 años, señaló, las mujeres "se acercaban con mucha ignorancia. Había provincias sin mamógrafo. Esto fue mejorando, pero, en realidad, este rastrillaje debería hacerlo el Estado. Casi 100.000 mamografías es una gota de agua en relación con toda la población femenina en condiciones de hacerse el estudio. Algo hace este programa, pero es muy poco aún. Y dejar morir a una mujer de cáncer mamario, hoy, es negligencia". Iniciativa Fanny
Cada octubre, se conmemora el Mes Internacional de la Lucha contra el Cáncer de Mama. Este año, la Alianza organiza actividades gratuitas, que comienzan este sábado con la V Caminata Avon-Lalcec, ya tradicional en la Costanera Sur. Allí también, y en Facebook, se reunirán 4000 firmas para poner en práctica la llamada Iniciativa Fanny.
"Apunta a lograr una ley que obligue a los hospitales públicos porteños, por ahora, a que dispongan de un cupo para que las mujeres se acerquen en la semana de su cumpleaños y, sin turno previo, puedan hacerse la mamografía y el Papanicolaou -explicó la periodista Fanny Mandelbaum, que impulsa esta idea desde hace 20 años-. Cuando una mujer toma la decisión, lo que cuesta mucho es volver con el turno a los dos meses para hacerse los estudios."
lanacion.com