domingo, 30 de agosto de 2009

Gabriela Mistral y sus cartas más apasionadas


La fluida y ardiente comunicación epistolar entre la poetisa chilena Gabriela Mistral y su secretaria y más tarde albacea Doris Dana, se conoció este domingo con la publicación de un libro que compiló las cartas que permanecieron ocultas por más de 50 años.

"Tú no me conoces todavía bien, mi amor. Tú ignoras la profundidad de mi vínculo contigo. Dame tiempo, dámelo, para hacerte un poco feliz. Tenme paciencia, espera a ver y a oír lo que tú eres para mí", le escribió en abril de 1949 la premio Nobel de Literatura chilena a Dana, una norteamericana 30 años más joven.

"Yo me pongo en el viento y en la lluvia tierna, para que estos, viento y lluvia, puedan abrazarte y besarte para mí", le escribe Dana por esa misma fecha, según extractos de algunas cartas difundidas este domingo por el diario El Mercurio.

Las 250 cartas entre Gabriela y Doris, escritas entre 1948 y 1956, fueron publicadas en el epistolario Niña Errante, editado en conjunto por Randon House-Mondadori y la Biblioteca Nacional de Chile, un proyecto a cargo del conservador de la dirección nacional de bibliotecas Pedro Pablo Zegers.

La correspondencia, contenida en 168 cajas con poemas inéditos, manuscritos, fotografías y otros miles de documentos que fueron donados al Estado chileno por Doris Atkinson, sobrina de Dana, cuando ésta murió en 2006, llegó a Chile en diciembre de 2007 y fue entregada a la Biblioteca Nacional, que se abocó a la labor de clasificarlo.

Gracias a Niña errante, aseguró Zegers al diario El Mercurio, la Mistral se revela "en todo el espectro: tenemos un personaje que se va integrando al mundo, se convierte en un ser de carne y hueso". El editor afirmó que "ex profeso" evitó clasificar de homosexual la relación de ambas mujeres "para respetar la intimidad", aunque reconoció que los lectores podrán hacer su propia interpretación del epistolario.

Dana acompañó a la poetisa en los últimos años de su vida hasta su muerte en Nueva York en 1957, 12 años después de haber recibido el Nobel. Había nacido en 1889 en Vicuña, una pequeña ciudad enclavada entre los cerros del Valle de Elqui, en el norte de Chile. Fue maestra, diplomática, inquieta pensadora sobre los derechos de los indígenas de América Latina y promotora de reformas educacionales.
criticadigital.com