viernes, 21 de agosto de 2009

'La paciencia de los votantes latinos se está agotando'

Decepción y pocos avances. Este es el balance de la reunión mantenida entre Janet Napolitano, secretaria del Departamento de Seguridad Nacional y diferentes organizaciones afectadas por el debate migratorio.
El presidente Obama -que estuvo en la reunión durante 15 minutos- "volvió a reafirmar su compromiso con la reforma migratoria, pero dijo que sus manos estaban atadas con el debate de la reforma de salud", asegura Katherine Vargas, portavoz del Foro Nacional de Inmigración. "Ella -Janet Napolitano- ha sido seleccionada por el presidente para que lleve la batuta en esta discusión y no hemos visto ese liderazgo. Nos dijo que nos entendía pero debe decirle al país, a los ciudadanos, porque Estados Unidos necesita esta reforma".
"Esta reunión no era nada más que para suavizar el tema. Si miras la lista de los asistentes te das cuenta que son organizaciones y personas allegadas al sistema". Así se refiere al encuentro Carlos Pereira, director del Centro de Orientación al Inmigrante. Su organización, a pesar de haber apoyado al candidato demócrata durante los comicios presidenciales -no fue invitada porque "somos como una piedra en el zapato. Porque pedimos explicaciones. Nosotros no queremos abrazos, ni besos, ni que nos den una palmadita en la espalda. La reunión se improvisó 48 horas antes de que se celebrara".
Entre los 130 grupos pro inmigrantes que sí asistieron están El Consejo Nacional de La Raza y el Foro Nacional de Inmigración, además de grupos religiosos y otras organizaciones. La reunión tuvo lugar en la Casa Blanca entre las 12:30 y las 2:30 PM, hora de Washington.
El Departamento de Seguridad Nacional ha mandado a la prensa un escueto comunicado con la declaración de Napolitano sobre el encuentro. "La reunión de hoy sobre la reforma integral de la inmigración fue una oportunidad importante para escuchar a las partes interesadas. Unas opiniones que sumo a las que he recibido en el Capitolio de los miembros del Congreso sobre este importante tema. Anticipo con entusiasmo que trabajaré con el Presidente Obama, mis colegas, el Congreso y los representantes de las agencias de la ley, empresas, sindicatos, grupos religiosos, grupos que abogan por la comunidad, y otros para avanzar sobre este importante asunto", reza el mensaje.
El Consejo Nacional de La Raza mandó un comunicado en el que titula "El presidente Obama y la secretaria Janet Napolitano reafirman su compromiso en avanzar con la reforma migratoria". La portavoz de esta organización, Clarissa Martínez De Castro, mantiene que "una reforma migratoria es moralmente obligatoria, políticamente inteligente y urgentemente necesaria. La inacción no es una opción".
La única consecuencia del encuentro fue la confirmación de lo que Obama adelantó hace unos días en México. Se espera un borrador de la reforma para la primera semana de septiembre.
"Estamos muy pendientes de no prolongar esta discusión más allá de abril del 2010. La paciencia se nos está agotando, especialmente a los votantes latinos, que fueron importantes para la victoria del presidente", afirma Vargas.
A pesar de las buenas palabras, Pereira advierte que la convocatoria de la multitudinaria marcha para presionar por la reforma se mantiene. Organizaciones como la Coalición de trabajadores de Immokalee, organizaciones pro inmigrantes de Chicago, Arizona y Florida, han convocado la movilización para el 12 de octubre, Día de la Raza.


elmundo.es