miércoles, 19 de agosto de 2009

Conversar con La Gioconda o escuchar a filósofos griegos ya es posible


Paloma Caballero
Pekín, 19 ago (EFE).- Los residentes o visitantes de Pekín pueden sumarse durante el verano a los estudiantes que se acercan a diario a "conversar" en un céntrico museo de la capital con la Mona Lisa de Leonardo da Vinci o a "escuchar" a Aristóteles, Sócrates y Platón en "La Escuela de Atenas" de Rafael.
Gracias a la tecnología de la información, a veces tridimensional, puede oirse directamente de boca de la Madonna Elisa, desde el siglo XVI propiedad del Estado Francés y cuyo original se exhibe en el Museo del Louvre de París, su nombre, edad y otros asuntos personales preestablecidos.
"Tenía 24 años cuando me pintó Leonardo. Ahora tendría 530 años", responde la dama, cuyo nombre oficial es Gioconda (traducción italiana de alegre) y que dejará de lado hasta noviembre en el Museo de la Planificación de Pekín su halo enigmático para hablar, mover los ojos, saludar con ambas manos e incluso pedir que se acerquen.
"No tengo cejas porque el estándar de belleza en 1503 era afeitárselas para mostrar una frente ancha", explica Mona Lisa a un niño que le preguntó por ese detalle.
La pintura, robada en 1911, fue también inspiradora de mucha obras e incluso parodias, lo que la convirtió, según los expertos, en el cuadro más famoso del mundo y que ahora, mediante la utilización de la tecnología, los organizadores de la muestra piensan hacerla aún más conocida en China.
El personaje femenino que durante siglos generó intriga y curiosidad ocupa el centro de atención de la exposición "Galería Viva", ideada en Corea del Sur y en la que la empresa china "Lanshen" decidió invertir 100 millones de euros para "pasearla" por el gigante asiático.
"Desde Pekín la llevaremos a Hangzhou y Shanghái (este), durante la Exposición Universal de 2010 (de mayo a octubre) y luego a Cantón durante los Juegos Asiáticos", dijo a Efe su director, Wang Hui, quien destacó que "se trata de una cooperación chino-surcoreana al 50 por ciento".
"Los surcoreanos utilizaron para 'revivir' las obras de arte en pintura o escultura de artistas clásicos europeos la tecnología tridimensional, de movimiento y de sonido", afirmó.
"Queremos hacer en el futuro una exposición similar de las obras clásicas milenarias chinas", afirmó Wang.
"Será un buen sistema para explicar en el extranjero nuestra civilización y cultura de una manera sencilla gracias a las modernas tecnologías", añadió.
El valor pedagógico de la muestra es indudable, afirma Candy Yang, directora del proyecto, pues "los estudiantes pueden observar "en vivo" las técnicas empleadas por los "maestros clásicos europeos"
"En DVD o CD podría distribuirse en centros escolares de toda China, alcanzar a las familias, centros sociales y a profesores y estudiosos del arte, en su aspecto comercial", destacó Wang.
"La venta de entradas, catálogos, grabaciones audiovisuales, programas culturales, libros, reproducciones, invitaciones subvencionadas y otros pueden originar importantes beneficios. Así lo pensé cuando vi la exposición en Corea del Sur", insistió Wang.
Además de la obra más famosa de Leonardo, en la exposición se pueden contemplar en movimiento la Capilla Sixtina y el Juicio Final de Miguel Ángel, "que examinan cómo el Dios de los cristianos y la Biblia se han hecho obras de Arte", y deidades como Apolo y la Venus de Milo.
El proceso que condujo al divorcio de Enrique VIII y Catalina de Aragón se muestra en movimiento en el cuadro de Hans Holbein "Los Embajadores".
Junto a copias de estatuas de Jesucristo y santos del Renacimiento, en la exposición destacan obras de maestros del Barroco y Rococó como Velázquez, Rubens, Vermeer y Watteau, artistas del siglo XIX como Millet con su "Ángelus", Daumier con "El vagón de tercera clase", Renoir, Manet o Ingres con "Napoleón en su trono imperial".
Frente a la reproducción de "Las Meninas" de Diego Velázquez -nombre que le cuesta pronunciar-, Wang destacó el gran mercado potencial de las exposiciones culturales vinculadas a la tecnología, algo que conoce de cerca por sus anteriores trabajos en Samsung, Motorola, Nokia y Bull, entre otras empresas. EFE
pc/gmp/ibr

ar.news.yahoo.com