viernes, 5 de septiembre de 2008

Sólo el 48,5% de los jóvenes termina la secundaria


Según un nuevo informe de UNICEF, que se conoció hoy en la inauguración de un seminario internacional sobre educación media, sólo el 48,5% de los adolescentes en la Argentina logra terminar la escuela secundaria, mientras el 38% de ellos lo hace con sobreedad. El ministro de Educación, Juan Carlos Tedesco, uno de los oradores en la apertura, resaltó que la obligatoriedad del nivel medio "sólo se sostendrá con una distribución equitativa de la riqueza, que permita a todas las familias enviar a sus hijos a la escuela y garantizar que no tengan que enviarlos a trabajar prematuramente".
"Una sociedad que declara la obligatoriedad de la educación secundaria necesita niveles de equidad", dijo Tedesco, y agregó que también requiere "esfuerzos del Estado en el financiamiento, en asegurar el equipamiento técnico de alta calidad" y en que "sus contenidos curriculares logren la cohesión de todas las clase sociales".
Las leyes que imponen la extensión de los años de escolaridad, dijo Tedesco, no deben ser "para que los chicos estén más años aprendiendo lo mismo, sino para que aprendan lo que tienen que saber y tengan una formación integral y menos enciclopedista para definir su proyecto de vida".
El Seminario Internacional "Educación secundaria: Derecho, inclusión y desarrollo", que organizó UNICEF, se extenderá hasta el jueves y tiene como meta "debatir" acerca de ese nivel de enseñanza, con participación de 50 expertos nacionales y extranjeros, entre ellos, funcionarios y pedagogos de Argentina, Brasil y Chile, y adolescentes.
El director regional de UNICEF, Nils Kastberg, subrayó que América Latina enfrenta como uno de sus grandes problemas que "la educación secundaria significa romper con la pobreza" y reiteró que "sin educación media no se puede terminar con la pobreza".Kastberg también señaló con preocupación que en Latinoamérica "el 29% de los jóvenes entre 15 y 25 años está fuera de la escuela y del trabajo" y lamentó que en la región haya "demasiados jóvenes en las cárceles y pocos en las escuelas".