martes, 23 de septiembre de 2008

Una web para que las chicas practiquen seducción

Los japoneses vuelven a dar cátedra de excentricidad: hace 13 días lanzaron un sitio web que simula citas con novios virtuales y ya cuenta con 10.000 usuarias inscriptas, además de haber recibido tres millones y medio de visitas. Webkare, que significa “novio de la web” en japonés, es el nombre de este flamante fenómeno de la red de redes que vuelve difusas, al estilo Double Life, las fronteras entre la vida real y la vida cibernética.
Cuando las chicas se inscriben pasan a formar parte de una red social en donde se comunican entre ellas, dándose consejos, contándose historias, siempre sobre la temática de las relaciones con el sexo opuesto. Pero el plato fuerte es la opción de “citas simuladas”, en esta instancia, las muchachas tienen que seducir y lograr enamorar a alguno de los cuatro personajes virtuales, colegiales muy cancheros, que aparecen ilustrados como animés. Conquistarlos no es tarea sencilla porque están programados para ser vuelteros y un poco histéricos. Esto es adrede porque si no fuera así no les serviría a las usuarias para aplicar lo aprendido en Webkare con personas de carne y hueso. Si fracasan en el intento, siempre se puede volver a intentar con algún otro de los príncipes azules. Toda la acción sucede en un colegio secundario virtual.
La dinámica no es superinteractiva: las chicas no pueden escribirle al objetivo, tienen que limitarse a elegir alternativas de diálogo. Las historias no tienen por qué pasar al olvido: las que deseen guardarlas como emotivos recuerdos de algún romance virtual, pueden archivarlas en la opción “memorias” y rememorarlas cuando quieran. Uno de los puntos más interesantes de Webkare es la dimensión social que se desarrolla, porque para llegar a buen puerto con los personajes, normalmente las usuarias tienen que recurrir a la ayuda mutua. “Todas para una y una para todas” bien podría ser el eslogan de este mundo. Hasta el momento, no se reveló de qué manera se puede “jugar bien”, pero se recomienda aprender de las experiencias fracasadas de las usuarias, para evitar potenciales errores. Webkare es gratuito y se financia exclusivamente con publicidad, pero para el futuro los creadores (la compañía LinkThink) tienen pensado comercializar las historias personales convirtiéndolas en novelas o videos.