miércoles, 3 de septiembre de 2008

Revelan por qué las primeras palabras son "mamá" y "papá"



Saber si nacemos con las habilidades para aprender un lenguaje o las adquirimos durante nuestro crecimiento había sido un misterio para la ciencia. Esa incógnita recorrió una nueva investigación dirigida por uno de los pioneros en los procesos de adquisición del lenguaje en recién nacidos, el doctor en psicología Jacques Mehler.


La primera respuesta que encontraron es que los bebés nacen preparados para reconocer ciertos parámetros de repetición: en la medida en que crezcan escuchando ciertas palabras cuyas últimas dos sílabas sean repetidas (como mamá y papá), se les activa la misma zona del cerebro que a los adultos cuando aprenden una nueva lengua.



Los científicos ya habían estudiado cómo los niños más grandes y los adultos aprenden estructuras gramaticales. La novedad de este trabajo es que estudiaron la capacidad innata que tienen los bebés para descifrar patrones estructurales del lenguaje. Mehler y su equipo descubrieron que los bebés, desde los primeros días de vida, son capaces de percibir configuraciones de palabras que les facilitarán el desarrollo posterior del lenguaje. Para llegar a esa conclusión, el equipo de científicos (que Mehler dirigió desde el Laboratorio del Lenguaje de la Escuela de Estudios Avanzados de Trieste, en Italia), usó imágenes de resonancia magnética para investigar la habilidad que los neonatos tienen para aprender la estructura del lenguaje sobre la base de repeticiones de sílabas.



En el primer experimento, 22 bebés de dos o tres días escucharon una secuencia de palabras inventadas compuestas por sílabas repetidas (como "namama", "napapa", "mopanpan"). En el segundo, la secuencia fue intercalada por otra conformada por sílabas distintas (como "napamo" o "mopama")."Encontramos una mayor respuesta en las áreas del lóbulo frontal izquierdo y temporal del cerebro ante las secuencias de palabras con sílabas repetidas. Esto indica que el cerebro del neonato distingue entre ambos modelos", enfatizan Mehler y la doctora en neurociencia Judit Gervain, autores del artículo publicado en la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos.

Mehler es español pero terminó la carrera como químico en la Universidad de Buenos Aires.
"El cerebro del neonato detecta la estructura del habla", afirmaron. Esto explicaría por qué "papá" y "mamá", están entre las primeras palabras que los bebés aprenden. Según Gervain, hasta ahora se sabía que los bebés de días podían reconocer los sonidos del lenguaje. De modo que el aporte de esta reciente investigación se centra en "dos hallazgos. Uno es que los bebés están preparados para aprender la estructura del lenguaje. El otro es que en el cerebro de los recién nacidos se activan las mismas áreas que se activan en los adultos cuando están aprendieron una lengua ", detalló a Clarín.

Los autores del trabajo concluyeron: "Nuestros hallazgos implican que el rol del sistema perceptivo en la adquisición de las regularidades de la estructura del habla podría ser mucho más importante de lo que hasta ahora se creía".


Sonido a sonido
Hasta los 8 meses la vocalización de los bebés es reactiva y balbucean arrullos.

Entre los 12 y 15 meses producen las primeras palabras con sentido.
Al año y medio "explota" el vocabulario y aumenta la capacidad de comprensión.
A los 25 meses empiezan a usar palabras-frases.
A los 36 meses comprenden todo lo que se le dice.