miércoles, 10 de septiembre de 2008

Pensar mucho induciría a comer


Para llegar a la conclusión de que pensar mucho puede llevar a comer de más, y engordar, científicos de la Universidad Laval de Quebec, Canadá, analizaron a 14 estudiantes, en quienes observaron que el estrés provocado por tareas intelectuales puede aumentar la ingesta de calorías.
El estudio estuvo liderado por Jean-Philippe Chaput, cuyo equipo dividió en tres a un grupo de estudiantes, asignándoles diferentes tareas: uno debía sentarse y descansar; otro, leer y resumir un texto; y el tercero, realizar ejercicios de memoria y atención en computadoras. Luego de 45 minutos, los tres fueron invitados a comer todo lo que quisieran, según publicó el sitio Periodismo.com.
Tras la tarea estipulada, los integrantes del segundo grupo consumieron 203 calorías extra, mientras que los del tercero ingirieron 253 de más. Para los investigadores, esta situación puede ser un causante en potencia de obesidad. "La sobrecompensación calórica luego de realizar tareas intelectuales, combinado con el hecho de que hay menos actividad física involucrada en este tipo de actividades, puede contribuir a la epidemia de obesidad que existe hoy en día en países industrializados", declaró Chaput.