viernes, 12 de septiembre de 2008

El éxito se aprende


Por Valeria Chavez (Infobae.com)
"Todos tenemos la capacidad de desarrollarnos y crecer al máximo", aseguró a Infobae.com un conocido coach en Desarrollo Humano Integral. "Atraes todo aquello que piensas", dice la Ley de Atracción, que todos pueden aplicar
"Querer es poder"..."Persevera y triunfarás" son sólo algunas frases de ésas que se dicen para "animar" a alguien a lograr un objetivo. Pese a que quien las recibe, generalmente, las considera trilladas y hasta -por qué no- "cursis", lo cierto es que cada vez más crece en el mundo una manera de ver la vida que hace hincapié en eso de "tener cuidado con lo que se desea, porque se puede hacer realidad".
Infobae.com entrevistó a Jairo Camayo, quien, luego de conocer El Secreto (una película y libro que hablan de los principios de la Ley de Atracción y plantean que los sentimientos y los pensamientos de las personas se plasman en sus vidas como hechos reales) dicta talleres para enseñar cómo usar el potencial interior que poseemos para atraer las cosas buenas que deseamos, y cómo transformar en positivas aquellas situaciones adversas de la vida.
Para Camayo, "el crecimiento de las personas no se detiene nunca". Lo único necesario es que cada uno haga el click para cambiar la forma de pensar y con ella la manera de actuar.
El "ejercicio" se puede aplicar al trabajo, a la salud, las relaciones humanas, la armonía familiar, así como para ser más efectivo en el trabajo o lograr librarse del empleo y convertirse en su propio jefe.
Con la ansiedad que caracteriza al ser humano, y ante la pregunta de cómo se empieza el proceso, Camayo remarcó que hoy la gente quiere las cosas rápido y que "el cambio puede lograrse en un segundo, con sólo encontrarse con la inteligencia superior, una persona empieza a transformar su vida". Sin embargo, el click puede demorar un minuto, una hora, una semana, un año o toda la vida sin tomar la decisión de cambiar.
Con la convicción de que la gente busca "erróneamente" afuera lo que tiene adentro, Camayo destacó la introspección como una "herramienta poderosa" con la cual todos pueden "conocer el enorme potencial que hay dentro de cada uno".
Consultado acerca de si existen personas naturalmente negativas, que se predisponen de mala manera a todo lo que encaran, el coah fue contundente: "Si uno analiza al ser humano descubre que somos positivos; a nadie le gusta estar enfermo, a nadie le gusta la pobreza, la pelea...cuando alguien prefiera esas cosas estamos frente a una persona enferma porque el hombre es originalmente positivo, perfecto"."Se metió un virus en el genoma humano y la gente creyó que el sufrimiento es el camino para lograr sus objetivos", aseguró Camayo en referencia a qué rol juega el bagaje cultural que muchos traemos acerca del esfuerzo y sacrificio con que deben conseguirse las cosas.
Y prosiguió: "Con un sencillo ejemplo, Einstein demostró que el hombre está 'diseñado' para el placer. Al intentar calcular cuánto es un minuto con la mano sobre una hornalla encendida y cuánto en los brazos del ser amado, y dando por sentado que el primer minuto sería eterno frente a lo efímero del segundo, el físico nos enseñó que estamos hechos para el bienestar".
"El virus -siguiendo con la analogía- nos hizo creer que estamos hechos para sufrir, pero, en realidad, a todos nos gusta la buena vida", remarcó.
Así es que -para él- una persona con mentalidad positiva aprende a administrar su vida desde su espíritu inteligente y logra "dirigir sus emociones y sentimientos". "Ahí es cuando todo es posible y eso se llama superación personal", aseguró Camayo, quien destacó que "el mundo está lleno de personas que tenían limitaciones y lograron ser superiores".
Otro de los conceptos que alguien que desee aplicar la Ley de la Atracción debe conocer es el de "supersalud", según el que "el cuerpo humano es perfecto; todo lo que necesitamos está en nuestro cuerpo, no hay que buscarlo afuera".
Camayo recordó que "en la antigua China la gente pagaba a los médicos para que los mantenga sanos, en contraposición con el presente, que vamos al doctor en busca de paliativos". "Cuando podemos tener conciencia de salud, armonizamos nuestro cuerpo y eliminamos lo que nos hace daño", aseguró el especialista en Desarrollo Humano Integral, quien subrayó que la gente que conoce estos principios "deja de fumar, tomar alcohol, comer alimentos que le hacen daño porque comienza a amarse a sí mismo".
Tras asegurar que "de los 60 mil pensamientos que pasan diariamente por la mente el 90% son negativos", Camayo concluyó: "La idea es que la gente aprenda a revertirlo; a administrar las emociones, que son el termostato del pensamiento".