lunes, 29 de septiembre de 2008

Alertan sobre las lesiones que producen los piercings bucales


Una investigación española señala que las complicaciones de los adornos en lengua y labios afectan al 72 por ciento de las personas que los usan.
Las heridas más comunes
Los piercings bucales están de moda, pero causan numerosas complicaciones y lesiones bucodentales, según un estudio de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid divulgado hoy.
En él se afirma que el 72 por ciento de sus portadores sufre algún problema posterior a la colocación del adorno.
Entre las complicaciones más frecuentes que cita la Clínica Odontológica de esta universidad figuran inflamación (35%), seguida de dolor (18%), dificultad para hablar y para masticar (15%), alteración del gusto (5%), sangrado (4%), aumento de la salivación, infección y sensación de hormigueo (un 2%) y alergia (1%).
Además de los daños típicos tras la colocación del piercing, se producen también lesiones periodontales, y en los tejidos duros y blandos, tanto en la colocación extraoral como intraoral.
Las fisuras son los daños en los tejidos duros más frecuentes (96,5%) -siendo éstas independientes del tipo de piercing, material o tiempo de permanencia-, seguidas de las abrasiones (10,3%).
Con respecto a los tejidos blandos, el 85 por ciento de los sujetos presenta algún daño.
La lesión que más preocupa a los odontólogos es la periodontal, ya que se produce en casi la mitad de los portadores de piercings (48,1%), sobre todo si son de metal.
Fuente: EFE