martes, 23 de septiembre de 2008

Cómo disminuir el riesgo de la muerte súbita en los lactantes


Por Fabiola Czubaj De la Redacción de LA NACION
Cada año, unos 400 bebes aparentemente sanos mueren en nuestro país antes de cumplir el año de vida por un síndrome tan repentino como inexplicable. Es que la causa de la muerte súbita del lactante sigue siendo uno de los mayores enigmas de la medicina pediátrica. No así la forma de reducir el riesgo de que suceda.
"Es una muerte inesperada, inexplicable y antinatural, porque nadie espera que los hijos mueran antes que los padres. Mucho menos cuando son bebes. Esas tres son justamente las situaciones que hacen tan difícil el duelo familiar en estos casos", dijo a LA NACION Manuel Rocca Rivarola, jefe del Departamento Materno Infantil y del Servicio de Pediatría del Hospital Universitario Austral.
Uno de los últimos estudios, realizado por el Instituto Nacional de Desarrollo Humano y Salud Infantil de los Estados Unidos, la atribuyó a una alteración en el funcionamiento cerebral que desequilibraría la respiración, la temperatura corporal y el despertar del sueño.
"Lo que falla son los mecanismos del despertar ante situaciones adversas durante el sueño, como la disminución de la oxigenación de los tejidos o hipoxia. Todavía falta mucho para comprender los mecanismos responsables", agregó el ex secretario del Grupo de Trabajo en Muerte Súbita de la Sociedad Argentina de Pediatría (SAP). Un sueño seguro
Una tarjeta diseñada para colgar en la cuna de cada recién nacido en cada hospital del país incluye un texto acordado entre la SAP, Unicef y el Ministerio de Salud: informa de manera sencilla a los flamantes padres y abuelos qué medidas existen para hacer que el sueño del bebe sea seguro, ya que el Síndrome de Muerte Súbita del Lactante (SMSL) no se puede predecir.
La mejor posición para acostar al bebe desde el momento del nacimiento es apenas una de esas medidas que es indispensable poner en práctica tanto en el hogar como en las guarderías. "Como en el resto del mundo, en nuestro país disminuyó la incidencia del SMSL a mediados de los 90, cuando comenzaron las recomendaciones para evitarlo", dijo Alejandro Jenik, jefe de la Sección de Recién Nacidos Sanos del Hospital Italiano de Buenos Aires y director del sitio SIDS Argentina ( www.sids.org.ar ) para la información y prevención del síndrome.
Las indicaciones, que según los expertos reducen hasta el 70% el riesgo de SMSL, son:
Acostar al bebe boca arriba, en un colchón firme y sin almohada.
Amamantarlo cada vez que lo pida.
No fumar en su habitación y procurar no hacerlo en ninguna otra sala de la casa.
Mantenerlo con una temperatura cálida, sin abrigo excesivo.
Dejar los brazos y las manos del bebe fuera de la ropa de cama.
Asegurarse de que su cabeza quede descubierta.

si no