jueves, 23 de septiembre de 2010

Los hábitos insanos que amenazan a las mujeres chinas

No son fumadoras ni bebedoras pero su salud no está a salvo. Las mujeres asiáticas cuentan con otras amenazas: un índice inadecuado de masa corporal y/o de perímetro abdominal, falta de ejercicio, tabaquismo pasivo y dietas desequilibradas. Así lo muestra un trabajo aparecido en 'PLoS Medicine'.
Wei Zhang y su equipo, de la Universidad Vanderbilt (EEUU), entre otros centros, recalcan la necesidad de tener en cuenta que los hábitos varían de unos países a otros. En este caso, se centran en la diversidad de las mujeres chinas. Por ejemplo, y a diferencia de lo que sucede en EEUU, en esta nación asiática ellas no suelen ser usuarias de tabaco ni de alcohol.
En este sentido, los autores del trabajo se proponen conocer cómo impactan sobre esta población otros hábitos igualmente insanos. Para ello, se basaron en el 'Estudio de Salud Femenina de Shanghai', en el que se analiza el perfil de 75.000 mujeres con edades comprendidas entre los 40 y los 70 años.
Tras excluir a una serie de participantes -como las fumadoras o bebedoras- los investigadores se centraron en algo más de 71.000 casos. Tras nueve años de seguimiento, se registraron un total de 2.860 muertes, 775 por problemas cardiovasculares y 1.351 por cáncer.

Causas mortales
Pero, ¿qué es lo que pudo precipitar estas muertes? Según muestra el trabajo, todos los factores de riesgo mencionados resultaron significativamente relacionados. "Frente a las que sobrevivieron, un mayor porcentaje de las fallecidas presentaba un peso bajo o excesivo; más perímetro abdominal; no realizaban ejercicio regularmente; eran fumadoras pasivas por el tabaquismo de sus maridos; y tomaban menos frutas y verduras".
Para llegar a esta conclusión, los expertos fueron sumando puntos positivos por cada hábito sano. De esta forma, las que contaron con una mayor puntuación, presentaban un estilo de vida más saludable y, por tanto, una menor tasa de mortalidad.
Ante estos datos, los autores se muestran positivos ya que, en la mayor parte de las ocasiones, son conductas susceptibles de cambiar. "Se podría mejorar incrementando la motivación individual para modificar estos comportamientos insanos". Una actuación que, ante todo, se traduciría en una reducción directa del número de muertes.
elmundo.es