martes, 21 de septiembre de 2010

Alzheimer: reducir los riesgos

Hoy se conmemora el Día Mundial del Alzheimer. Hay problemas de memoria reversibles causados por estrés, depresión, ansiedad, trastornos del sueño o déficit de vitaminas. Sin embargo, olvidos frecuentes en la vida diaria pueden ser el inicio de esa enfermedad.
En estos casos, el paciente no suele ser consciente o niega sus dificultades de memoria, mientras que sus familiares las consideran significativas. El Alzheimer no es parte del envejecimiento normal: se estima que afecta a más de 400.000 personas en el país.
Aunque muchos factores de riesgo, como la edad y la predisposición genética, están fuera de control, hay estrategias que podrían reducir el riesgo de deterioro cognitivo. Proteger las neuronas intactas es un objetivo más razonable que reparar las ya dañadas.
Más años de escolaridad parecen proteger contra el deterioro intelectual posterior, quizá mediante el armado de una "reserva cognitiva". Mantener una mente activa con desafíos intelectuales, evitar el estrés emocional, disfrutar de actividades de ocio, tener una dieta saludable, hacer actividad física regular, tener una vida social activa y mantener los hobbies son factores potenciales de protección.
Son vitales también el control de la presión, el colesterol y las lipoproteínas, la glucosa en sangre, el ácido fólico, la vitamina B12 y el peso, además de no fumar. Beber demasiado alcohol, o no hacerlo en absoluto, son un factor de riesgo.
En la próxima década, el desafío será detectar la enfermedad antes de que se manifiesten los síntomas clínicos para ofrecer una estrategia de prevención o de tratamiento temprano. Por ahora, las terapias fármacos o sin ellos retrasan el deterioro cognitivo y funcional, aun en las etapas avanzadas de la enfermedad. Y esto reduce estrés para el cuidador.

lanacion.com