domingo, 26 de septiembre de 2010

Cuidar el corazón en el trabajo

Convencer tanto a empresarios como a empleados de la necesidad de convertir los lugares de trabajo en espacios cardiosaludables. Ése es el objetivo del Día Mundial del Corazón 2010, una iniciativa que, desde hace 10 años, promueve la prevención cardiovascular a través de distintas estrategias.

Impulsada por la Federación Mundial del Corazón, esta jornada pretende hacer un llamamiento a patronales, sindicatos y trabajadores para que "asuman sus responsabilidades" y adopten programas que permitan construir entornos laborales más beneficiosos para su salud.

Según datos de la Sociedad Europea de Cardiología -también implicada en la promoción de la jornada-, poner en marcha medidas sencillas, como facilitar el consumo de dietas equilibradas en el trabajo o impulsar e abandono del tabaco, no solo aporta importantes beneficios para la salud.

"Se reducen las tasas de absentismo y la prevalencia de las enfermedades crónicas", asegura el organismo en un comunicado, en el que también se remarcan los importantes rendimientos económicos que permite obtener este tipo de estrategias.

Con motivo de la celebración del Día Mundial del Corazón, la Asociación Europea para la Prevención y la Rehabilitación cardiovascular ha elaborado una serie de recomendaciones que pueden ayudar a mejorar la salud cardiovascular en el trabajo:

*Realizar análisis periódicos para evaluar la salud cardiovascular y poner en marcha programas para fomentar la alimentación equilibrada, el ejercicio regular y el abandono del tabaquismo.
*Llevar a cabo cambios en la organización del entorno de trabajo, para promover el ejercicio moderado. Algunos ejemplos incluyen la colocación de impresoras en localizaciones más alejadas o la promoción de encuentros personales entre compañeros en lugar la utilización del correo electrónico.
*Construir o facilitar el acceso a instalaciones que permitan la actividad física en los descansos. *Promover, del mismo modo, el uso de las escaleras en lugar del ascensor.
*Enseñar a los empleados destrezas para manejar los momentos de estrés y los conflictos.
*Formar a los trabajadores para que sean capaces de llevar a cabo una resucitación cardiopulmonar y de utilizar un desfibrilador externo.
*Proveer a cafeterías y máquinas autoventa en el trabajo de alimentos saludables, bajos en grasa y que no contengan grasas trans.

elmundo.es