jueves, 23 de septiembre de 2010

Bajan el alerta por un volcán mendocino

Un equipo de científicos continúa con el monitoreo por imagen satelital del volcán Peteroa, que desde el 5 de septiembre intensificó su actividad en el sur mendocino. Ayer, el índice de erupción estaba por debajo de 1, en una escala que va del 1 al 8. No hay riesgo para la población de Malargüe, la más cercana al volcán, a 420 kilómetros.
Sólo continúa sobre la atmósfera una fina capa de ceniza y se percibe olor a azufre.
El Centro Internacional de Ciencias de la Tierra (ICES), a cargo del monitoreo, informó que el grado de alerta es verde amarillo, menor que el que ocurrió en 1991, la vez anterior que erosionó el volcán con el grado 1 de erupción. Defensa Civil de Malargüe es el organismo encargado de informar y prevenir a la población. Aunque no se han realizado simulacros de evacuación, se han distribuido folletos con recomendaciones para actuar ante un posible riesgo volcánico. Los pobladores deben almacenar agua potable, tener barbijos o pañuelos de tela para cubrirse las vías respiratorias, anteojos y toallas o trapos para colocar en los umbrales de las puertas y ventanas, por si la dirección de los vientos arrastra las cenizas y precipita en centros poblados.
Los gases y cenizas que arroja el Peteroa siguen siendo del mismo cráter que se activó el 5 de setiembre pasado, tras 18 años sin actividad . Amalia Ramírez y Darío Trombotto, del Grupo de Monitoreo del Complejo Planchón Peteroa, lo sobrevolaron el sábado pasado. “Sólo persiste una bruma y olor a azufre pero no cae ceniza sobre las zonas pobladas”, dijo Ramírez, quien realizó ayer un recorrido por zonas de puesteros dedicados a la cría de ganado. El Peteroa es el único volcán con actividad en Mendoza.

clarin.com