martes, 21 de septiembre de 2010

Las golosinas light ganan terreno de cara al verano

Por Tomás Rivas
lanacion.com
"Los alfajores de arroz son una falta de respeto a las golosinas", sentencia Franco mientras come una barra de chocolate rellena con dulce de leche. Su novia acaba de comprarse uno y defiende su elección, pese a las burlas de su pareja, que insiste en la similitud de aquel producto con un trozo de telgopor bañado en chocolate.
El auge en las ventas de las golosinas light se entiende por diversos motivos. Tanto el cuidado del organismo como la necesidad de sentirse más liviano o la preocupación por el aspecto físico de cara al verano, parecen explicar una tendencia que crece según trabajadores del sector, consumidores y nutricionistas consultados por lanacion.com.
"Se venden muchísimo las barritas de cereal y los alfajores 0%. Los compran más que nada las mujeres, pero también varios hombres. Ahora que falta menos para el verano, las ventas suben bastante", explica Alberto, dueño de un quiosco sobre la calle Lavalle.
Alberto cuenta también que "es impresionante la forma en la que se venden los alfajores de arroz". Desde que salió al mercado, hace poco más de un año, este producto crece en forma exponencial y su original productor (luego se sumaron otras marcas) ya trabaja con más de 400 distribuidores y 120.000 puntos de venta en todo el país, según palabras de su director comercial.
Pero no son sólo los alfajores los que llaman la atención. En competencia con las ya conocidas barras de cereal, las gaseosas y hasta los chocolates y bocaditos de dulce de leche o tipo marroc, sacaron al mercado sus versiones light, por lo general más caras que las versiones tradicionales. Todo en busca de satisfacer las necesidades de clientes preocupados por su salud o talle.
Salud vs. apariencia. Según Viviana Viviant, nutricionista especializada en obesidad, "se trata de darle más variantes tanto a los que sufren problemas de sobrepeso como a aquellos cuidadosos de su salud. La idea es que no se sientan ?prohibidos? en nada".
La especialista entiende que es importante que a estas personas se les permita comer golosinas siempre que lo hagan con responsabilidad, y sostiene que, erróneamente, la mayoría se cuida únicamente por cuestiones de apariencia. "La obesidad suele ser vista como un problema estético, pero en realidad es una enfermedad muy compleja. Espero que en algún momento la gente cambie esa mentalidad", confiesa la especialista a lanacion.com.
Por último, Viviant, autora del libro Frutas y verduras, los superalimentos que curan, llama a los consumidores a leer detenidamente la información nutricional que cada producto brinda en su envase.
"Siempre conviene comparar la opción light de un producto con la versión común, para ver si realmente conviene", enfatizó Viviant, y agregó que se debe evitar caer en el engaño de "como tiene menos calorías, me como dos?".

lanacion.com