domingo, 6 de septiembre de 2009

Dormir con los hijos, un hábito frecuente que se admite muy poco


Noooo! ¡Yo no doy más! Hace meses se levanta todas las noches de la cama, ¿y dónde termina? ¡Entre nosotros dos! Se hace chiquitito (gesticula una posición fetal), se mete entre nosotros y se duerme pancho. Al principio lo llevaba de vuelta a su cama, le cantaba, le daba palmaditas. Pero él me despertaba tantas veces que después yo estaba todo el día mal y bueno... Mi marido duerme como un tronco. No se despierta. El se levanta muy temprano. Yo no puedo más y lo duermo con nosotros". El relato de Graciela Torrejón, mamá de Lucas, de dos años, socióloga de ocho horas de jornada laboral diaria, es más común de lo que la mayoría de los padres de clase media y media alta aceptan. O se animan a consultar con el pediatra, que podría reprimirlos con el decálogo de consecuencias negativas con la que califican al "colecho", el tecnicismo con que la medicina designa la situación de dormir con los hijos en la misma cama. Por lo menos cuatro horas por noche, todas y cada una de las noches.Un fenómeno que no explica ninguna investigación en nuestro país, pero que pediatras y psicólogos asumen que ocurre con frecuencia. Aun a pesar de que los padres omiten hablar del tema, o llegan a él de la mano de una de sus máscaras: los trastornos de sueño. Pero cuya masividad reveló un estudio estadounidense publicado por la revista "Infant and Child Development", que The New York Times alumbró en su edición del 23 de octubre. El 13% de los padres de los Estados Unidos duermen con sus hijos, un 5,5% más que todos los que lo hacían en 1993."En nuestro país no hay muchas consultas sobre el colecho. Nadie pregunta. Es un secreto familiar. La gente sabe que lo criticamos. Pero una cosa es la teoría y otra la práctica", admite Emilio Boggiano, secretario del comité de pediatría ambulatoria de la Sociedad Argentina de Pediatría.Como la tragicomedia que pinta el director de cine Ettore Scola en "Sucios, feos y malos", las familias pobres no tienen alternativa: apenas si cuentan con una habitación para dormir. De modo que, entre ellas, dormir con los hijos es una necesidad. No eligen hacerlo. "El colecho no tiene el mismo valor en todas las culturas. Pero lo importante es el valor que tiene en nuestra cultura. La cama de los padres no es cualquier lugar. Es la cama de papá y de mamá donde hacen actividades que para nuestra cultura son privadas. En el mismo sentido no es lo mismo una mamá que le da pecho a su hijo de tres años porque no tiene otra cosa, que una mamá de Libertador y Callao que también lo hace", analiza Pablo Albanese, pediatra de guardia del Hospital Enrique Tornú.La crítica del colecho se despereza entre las familias que cuentan con espacio y con camas suficientes para que padres e hijos duerman por separado. No se focaliza tampoco en la mamá o el papá que abrigan a sus hijos asustados en las noches tormentosas. O en aquellos que los acompañan cuando se despiertan de madrugada con 40 grados de fiebre. Ni ocupa a los padres que duermen eventualmente con sus hijos a raíz de una mudanza, una pérdida familiar o el repetido cambio de niñera. Los pediatras y psicólogos desaconsejan el colecho cuando los padres -que tienen espacio- no saben cómo poner límite a la situación (o cómo ponerse límites a sí mismos). Porque están pasados de cansancio y no tienen idea de qué hacer, porque se sienten culpables por el poco tiempo que están con ellos, porque son mamás solas que no saben estar solas, o porque se trata de parejas que están mal y usan al hijo "de biombo". "Que padres e hijos duerman por separado está asociado con educarlos en hábitos de independencia e intimidad, donde los territorios de cada miembro de la familia estén delimitados. Se relaciona con el orden, con la rutina, con el límite", indica la pediatra Graciela Muñecas, del Centro de Salud y Acción Comunitaria Nº 33 de Capital. Para la psicoanalista infanto-juvenil Romina Dávila, el colecho y la cohabitación (ver En el...) han existido y seguirán existiendo. "El psicoanálisis sólo interviene ante el colecho o la cohabitación cuando estos se convierten en una complicación para el desarrollo saludable de la crianza de un niño en lugar de favorecer su potencialidad de crecimiento", dice. Quizás sea más amoroso y prudente no esperar a que sea un problema. Y pedir ayuda pese al agobio y el aturdimiento.

El sueño infantil, todo un tema
Las dificultades para dormir de los chicos —y sus consecuencias en los padres— son un motivo de consulta frecuente a los pediatras.13% Es el porcentaje de los padres estadounidenses que duerme en la misma cama con sus hijos pequeños, de acuerdo a una investigación publicada en The New York Times el 23 de octubre.Motivo de un best seller El médico catalán Eduardo Estivill escribió el famoso "Duérmete niño", del que se editó también una versión de bolsillo. Y la pediatra Marisa Gandsas publicó la versión local: "Pícaro sueño".
Algunas claves y consejos
Los bebés necesitan su espacio y los padres, privacidad para la intimidad sexual de la pareja. Los bebés deben dormir ambientes sin humo, en superficies firmes, limpias, sin almohada ni muñecos.Más allá de no estar recomendado, el colecho conlleva riesgos físicos ya que los padres, dormidos, pueden aplastar o lastimar al bebé.Si por necesidad o por decisión se comparte la cama con frecuencia con el chico, ambos padres deben responsabilizarse. El colecho está aun más desaconsejado si los padres toman pastillas para dormir o están extremadamente cansados, porque tienen menos capacidad de reacción. También en las muy personas obesas, porque pueden no darse cuenta de la situación física del bebé.

3 comentarios:

Isabel dijo...

Yo duermo con mi peque y es verdad que una no se lo cuenta a los pediatras. en mi caso no tengo pareja, tengo una cama muy amplia y mi hijo de año y dos meses se despierta muchas veces. He pensado que quizas lo cambie a su cama en un par de meses, cuando comience el calor para estar menos preocupada por el tema de que se destape. Pero la verdad es que yo no tengo inconvenientes personales para seguir en esto, si no solo el temor de que sea dificil sacarlo cuando ya este demasiado acostumbrado, pero también me pregunto si no será que con la edad el mismo busque independizarse. Quizas tener muchas aprenciones una misma con este tema producto de los "buenos consejos de los expertos" lo saque del contexto natural en el que el niño finalmente buscará desapegarse cuando este maduro para ello

mensajes dijo...

Hebreos 10:30 Porque conocemos al que dijo: " Mia es la venganza;yo recompensaré ", y otra vez: " Jehová juzgará a su pueblo". 31 Es cosa horrenda caer en las manos del Dios vivo.

mensajes dijo...

Lucas 6:46 " ¿ Por qué me llaman '¡Señor,Señor!',pero no hacen las cosas que digo?

(lo dijo Jesucristo)