viernes, 22 de abril de 2011

Tips para nunca más decir “no puedo” y lograr objetivos

Aprender a desarrollar una actitud positiva y fomentar la autoconfianza son sólo dos de los pilares sobre los que se sustenta una vida exitosa. Dos especialistas dieron a Infobae.com pautas para alcanzar metas. Cómo ayuda la terapia cuando el cambio no llega
“Quiero tener una pareja……quiero conseguir un mejor trabajo…quiero tener más dinero…quiero relacionarme bien con mi jefe…pero…no puedo…no puedo…no puedo…”. ¿Quién no se siente identificado con alguna de ésas situaciones?
Es que la lista de cosas que quisiéramos podría ser infinita. Y cuántas veces terminamos diciendo que no podemos lograr aquello que tanto queremos y como conclusión, obviamente, no lo obtenemos. La palabra “no puedo” aparece con mayor facilidad en el discurso. Nuestra mente se vuelve enemiga, tenemos pensamientos negativos y, por lo tanto, atraemos esto a nuestras vidas.
Para obtener lo que queremos hay que empezar con la actitud mental correcta. En principio tener confianza en uno mismo.
Es importante desarrollar una “actitud positiva” que tiene que ver con comenzar a pensar que voy a lograr aquello que quiero.
La mente es una de las herramientas más poderosas del ser humano. Mente es sinónimo de vida inteligente, de conciencia humana. Desarrollar nuestra capacidad para crecer y obtener una vida plena y eficaz es eje fundamental de la mente.
Partimos de la idea que “nos convertimos en lo que pensamos”. Así, si pensamos positivamente obtendremos buenos resultados pero muchas veces nuestros diálogos internos, las cosas que nos decimos a nosotros mismos nos crean las trabas y producen resultados negativos. Lo que pensás se expande en la vida, atrayendo muchas veces justamente lo contrario a lo que deseamos.
Algunas sugerencias para lograr lo que queremos pueden ser:
• Para transformar nuestros pensamientos debemos entrenar nuestra imaginación. Aprender a visualizarse con el propósito cumplido
• “Creer para ver”, cuántas veces nos enseñaron lo contrario (ver para creer)
• Pensar positivamente que tengo el recurso para obtener lo que quiero
• Evitar la queja sobre aquellas cosas que no son como esperamos
• Pensar hacia el futuro. No nos sirve pensar en situaciones que fracasaron
• Todo pensamiento que nos haga retroceder es un impedimento para que se manifieste lo que deseamos crear. Para esto es importante cerrar los asuntos inconclusos del pasado
• Pensar desde nuestra autonomía y no en función de las expectativas familiares y otras personas, si nuestros pensamientos se centran en lo que los demás esperan de nosotros, aunque no nos gusten esas expectativas, actuaremos según lo que quieren y esperan de nosotros, atrayéndolo
• Para lograr lo que deseamos es necesario que decidamos cambiar nuestra forma de pensar, poner límites a nuestros pensamientos negativos y nos centremos en lo que nos proponemos crear y atraer a nuestra vida. Tenemos que tomar el compromiso de no poner energía mental a lo que los demás piensan de nosotros
• Repetir mantras positivos
• Cambiar los “no puedo” por los “no quiero”, esto nos reafirma poder sobre nosotros mismos, siempre esta la posibilidad de cambio
El rol de la terapia cuando el cambio no llega
La psicoterapia es una potente herramienta de cambio. Son muchas las personas que tomaron conciencia de sus problemas y sienten que no pueden cambiar. No saben qué hacer o cómo hacer. Se sienten desvastados o frustrados, ante la imposibilidad de lograr lo que se proponen en la vida.
El objetivo de la terapia es lograr cambios, equilibrio en la mente y armonía en el cuerpo, las emociones y el espíritu.
El primer acercamiento hacia el cambio es decidir hacer terapia, al tomar la decisión ya estamos convencidos de que queremos cambiar y queremos lograrlo.
Al comienzo, las personas muchas veces ofrecen resistencia a cambiar tantos aspectos de sí mismo como pudiera parecer cuando expresan su situación. Si así fuera, ya habrían cambiado. Realmente una parte suya quiere cambiar y otra parte no, e incluso, se resistirá con mayor o menor conciencia al cambio.
Muchos dicen:”Tropiezo siempre con la misma piedra”. Cuántas veces sentimos esto a la hora de cambiar, y porque sucede? porque estamos acostumbrados desde que nacimos a reaccionar frente a un determinado estimulo de una manera y por ende nos encontramos repitiendo una y otra vez un mismo patrón de comportamiento. Si alguien nos avisara, no dudaríamos en evitarla.
El problema, al final, se reduce a que no nos damos cuenta de los obstáculos hasta que sufrimos sus consecuencias negativas. Este es uno de los puntos en donde reside la ayuda que ofrece la terapia. Por eso podemos decir que el terapeuta es un avisador de obstáculos, un entrenador del darse cuenta.
Y por otro lado, nos ayuda a generar nuevas conductas para generar diferentes resultados y de esta forma lograr aquellos objetivos o metas que queremos.
En todo cambio hay que tener en cuenta dos aspectos: el plano racional, que está vinculado con el hemisferio izquierdo y que reside en darnos cuenta del para qué, el cómo y el por qué nos pasa lo que nos pasa y paralelamente el cambio emocional, vinculado al hemisferio derecho, que tiene que ver con el cambio del sentido que para nosotros tienen los hechos y del significado que le damos dentro de nuestra historia.
Esto es muy importante porque generalmente cuando las personas se sienten que no pueden cambiar es porque hay cambio racional sin cambio emocional y esto es lo que provoca que las personas repitan una y otra vez la misma conducta.
Por: licenciada Ofelia Salgueiro (MN 33700) y licenciada Mariela Goldszmidt (MN 29900)
Del equipo profesional del Instituto de Psicología Argentino (Inepa)
http://institutoinepa.com.ar
infobae.com