jueves, 21 de abril de 2011

La ayuda menos esperada para Japón: la marihuana


En 1998, doce años después de la tragedia de Chernobyl, el accidente nuclear más grave de la historia, Consolidated Growers and Processors (CGP), la empresa Phytotech, y el Institute of Bast Crop de Ucrania se unieron para experimentar, en la zona de la explosión, con el uso de plantas que pudiesen limpiar la tierra de la enorme cantidad de metales tóxicos que seguían presentes.

La técnica, conocida como fitorremediación, consiste en que las plantas, al alimentarse de los nutrientes del subsuelo, también pueden absorber metales radioactivos y otros tóxicos. Algunas plantas tienen la propiedad de incorporar metales a través de sus raíces, y atrapar así algunos que son especialmente dañinos para el ser humano como el uranio o el estrocio 90. Una vez absorbidos, dichos elementos se acumulan en las hojas.

El resultado: las plantas más capaces de limpiar la radiación son el girasol y la marihuana, que limpiaron hasta un 80% de los metales nocivos en la zona afectada. Una vez completado el proceso de absorción las plantas deben incinerarse y posteriormente sus cenizas son tratadas como residuos radioactivos.
elargentino.com