jueves, 28 de abril de 2011

Infartos mañaneros

La curva se acentúa en la franja de 6.00 a 12.00.| Heart
El cuerpo humano tiene su propio reloj interno. Los ritmos circadianos marcan nuestros patrones de sueño, alimentación o actividad cerebral; afectan a las variaciones de la tensión arterial y el pulso e, incluso, determinan el momento en que vamos a enfermar.
Los especialistas saben desde hace tiempo que cuando se produce la transición del sueño a la vigilia -entre las 06.00 horas y el mediodía-, tienen lugar más infartos que durante el resto de la jornada. Pero lo que no conocían hasta el momento es que estos ataques tienen más probabilidades de ser graves que los que ocurren en otros momentos del día. Acaba de descubrirlo un equipo de investigadores españoles cuyo trabajo aparece en el último número de la revista 'Heart'.
"Las personas que sufren un infarto en ese periodo del día tienen más posibilidades de que el área infartada sea significativamente más grande que en otros momentos, lo que implica un peor pronóstico a corto y largo plazo", explica a ELMUNDO.es Borja Ibáñez, investigador del Centro Nacional de Investigaciones Cardiológicas (CNIC) y principal firmante del trabajo.
Su equipo realizó un seguimiento a 811 pacientes que ingresaron con un infarto entre 2003 y 2009 en el Hospital Clínico San Carlos de Madrid, donde Ibáñez también trabaja como cardiólogo.
Los enfermos, que presentaban un ataque de carácter grave (con elevación del segmento ST) fueron divididos en grupos en función del momento del día en que habían sufrido el ataque. A todos ellos se les sometió a un análisis de enzimas para comprobar el impacto que había tenido el infarto sobre su corazón.
Al cruzar los datos, los investigadores no sólo corroboraron que se producían más infartos durante la mañana, sino que el área infartada era significativamente más grande –hasta un 20% mayor- que la que resultaba afectada si el ataque se producía a otra hora.
El hallazgo, remarcan los investigadores en el trabajo, sugiere que el inicio de los síntomas de infarto es una variable importante a la hora de buscar nuevas estrategias de 'cardioprotección'.
Borja Ibáñez subraya que con las conclusiones de este estudio se abren nuevas e importantes vías de investigación: por un lado, la que determinará los mecanismos por los que el corazón 'tolera' mejor los infartos a determinadas horas del día; por otro, la que tiene como objetivo dilucidar de qué manera puede tratarse precozmente a los pacientes que sufren un infarto a primera hora del día.
Su equipo, pionero en esta área de investigación, ya trabaja en ambas líneas de estudio.
elmundo.es