sábado, 30 de abril de 2011

Superman 'renuncia' a la ciudadanía de EEUU

Viñeta del Action Comics 900 en la que Superman 'renuncia' a su nacionalidad. | DC Cómics
Mientras Obama muestra con orgullo su certificado de nacimiento en Hawai, Superman decide 'renunciar' a la ciudadanía estadounidense por una razón de peso: "Estoy harto de que me utilicen como instrumento político".
Aunque todos sabemos que Superman nació en el planeta Krypton (lo que le convierte en un auténtico 'inmigrante alienígena'), lo cierto es que desde que fue creado en 1932 por el escritor Jerry Siegel y el dibujante Joe Shuster se ha convertido en uno de los inconos más representativos de Estados Unidos.
En 1938 debutó para las masas en el número 1 de Action Comics, y ha esperado pacientemente al número 900 para tomar la decisión más drástica de su vida, quién sabe si como respuesta implícita a política exterior de Barack Obama.
"Voy a anunciar mañana en Naciones Unidas que renuncio a la ciudadanía de Estados Unidos", revela Superman al atónito Consejero de Seguridad de la Casa Blanca. "La verdad, la justicia y el estilo de vida americano ya no son suficientes", confiesa con visible decepción el superhéroe.
La historia se titula 'El incidente' y está escrita por el guionista David S. Goyer y dibujada por el español Miguel Sepúlveda. El detonante de la decisión de Superman es la reacción de la Casa Blanca ante su presencia inusitada en una manifestación no violenta en las calles de Teherán. Su gesto es interpretado por el Gobierno iraní como una declaración de guerra de Estados Unidos, lo que lleva al personaje a reflexionar sobre el papel de su país adoptivo en la escena internacional.
"El mundo es demasiado pequeño y está demasiado conectado", asegura Superman en el instante crítico, cuando decide ensanchar horizontes y convertirse en algo así como el héroe global.
David S. Goyer, que será también el guionista de la próxima película de Zack Snyder('Superman: el hombre de acero'), no ha revelado de momento si hay una intencionalidad política o una crítica implícita al continuismo de Obama. En la película, el dilema al que se enfrenta Clark Kent (el nombre humano del superhéroe) es bien distinto: la supervivencia de su periódico apolillado, el Daily Planet, ante la pujanza inexorable de internet.
elmundo.es