martes, 19 de abril de 2011

Las colillas de tabaco envenenan a los peces

Pedro Cáceres
Las colillas de cigarrillos dañan a los peces de agua dulce y a los de agua salada, según un estudio divulgado en el último número de la revista científica 'British Medical Journal'. Las colillas son uno de los residuos más ubicuos, si se tiene en cuenta que al año se fuman unos 5,6 billones de cigarrillos y que las colillas tardan mucho tiempo en degradarse y, además, flotan.
Todo esto llevó a los autores, de la Universidad de San Diego (EEUU), a investigar si, además del visible golpe estético de esta basura, hay además una repercusión sobre los seres vivos. Para ello, realizaron una serie de experimentos introduciendo a peces de agua salada y a peces de agua dulce en un medio en el que había distintas cantidades y tipos de colillas de cigarro.
Los autores utilizaron diferentes tipos de colillas con mayor o menor cantidad de tabaco -filtros de pitillos fumados con restos de tabaco, filtros fumados sin restos de tabaco y filtros de cigarrillos no fumados y sin tabaco- para averiguar si esos efectos dañinos se concentraban sólo en el filtro o también en los restos del tabaco.
Pusieron las colillas en agua mineral diluida y en agua del mar durante 24 horas. Con el líquido obtenido hicieron una mezcla diluida en seis concentraciones diferentes, cada una de las cuales se dividió en cuatro, y en esas cuatro se introdujeron cinco peces. Usaron dos especies de peces, una marina ('Atherinops affinis') y una de agua dulce ('Pimephales promelas').
Los autores sometieron a los peces a ese ambiente durante cuatro días y comprobaron que todos los tipos de colillas eran tóxicas para ambas especies. Las más dañinas fueron las colillas que tenían filtro y restos de tabaco fumado: la mitad de los peces enfermó o murió al introducirlos en una solución de una colilla de este tipo por litro de agua. Les fue mejor con las colillas fumadas pero que no tenían restos de tabaco: la dosis letal era de 1,8 colillas/litro para la especie de agua marina y de 4,3 colillas/litro para la especie de agua dulce.
En el caso de las colillas que se componían de un filtro nuevo, no fumado y sin tabaco, hicieron falta entre 5,1 y 13,5 colillas por litro para dañar a los peces. Los autores creen que el hecho de que el filtro sin usar también sea tóxico para los peces se debe al pegamento que se usa para apelmazar la celulosa de la que está hecha esta parte de los cigarrillos.
elmundo.es