sábado, 21 de agosto de 2010

La mafia ahora usa los mensajes de texto por TV para comunicarse

Elisabetta Pique
Corresponsal en Italia
ROMA.- "Todo OK, Paolo." Aunque parezca mentira, este inocente mensaje de texto enviado a través de un teléfono celular a uno de los programas más populares de Italia era en verdad un mensaje en código utilizado por la mafia para comunicarse con algunos capos máximos que se encuentran incomunicados, bajo régimen carcelario de aislamiento.
Tan simple como eficaz, esta nueva técnica fue revelada por el ex fiscal antimafia Enzo Macrí durante una audición ante la Comisión Parlamentaria Antimafia sobre la situación de los detenidos bajo el denominado régimen carcelario duro, es decir, bajo el aquí denominado 41 bis.
Macrí dijo que fue gracias a un padrino sometido a este tipo de pena que decidió "cantar" que la fiscalía antimafia logró enterarse de que la mafia suele utilizar el exitoso y popular programa Quelli che il calcio para enviar mensajes cifrados a sus capos aislados en prisión (a quienes evidentemente les dejan ver tele...).
Quelli che il calcio es un exitosísimo programa que desde hace años emite la RAI -la televisión pública italiana- todos los sábados, en el cual un grupo de famosos comenta, en vivo y en directo, los partidos de fútbol del campeonato.
Conducido por la famosa presentadora de TV Simona Ventura, este talk show tiene una peculiaridad: prevé que el público pueda enviar en forma anónima mensajes de texto (SMS) a un número de teléfono determinado. Estos SMS luego son transmitidos ininterrumpidamente en la parte baja de la pantalla, mientras salen al aire las imágenes y los resultados de los partidos.
De ahí, se entiende cómo la criminalidad organizada decidió aprovechar el programa para el envío anónimo de mensajes en clave a sus capos bajo durísimo régimen carcelario. Tanto productores como protagonistas del programa jamás se imaginaron semejante uso del mismo, según dejó en claro Macrí.
No sorprende entonces que una frase de lo más normal, como puede ser "Todo OK, Paolo" -citada por el fiscal-, pueda ser en realidad un mensaje cifrado. "Lo que más nos sorprendió era la aparente banalidad del contenido de los SMS detrás de los cuales en realidad se escondían precisas comunicaciones a los capos incomunicados. Es claro que el significado exacto de los mensajes sólo podían entenderlo los destinatarios", dijo Macrí.
Según explicó, en verdad, la técnica del envío de SMS a los programas de televisión, y específicamente al Quelli che il calcio, es sólo uno de los varios instrumentos que la criminalidad organizada utiliza para comunicarse con los capos bajo régimen carcelario de aislamiento.
"Se trata de mensajes que los padrinos reciben e interpretan a través de su contenido y el remitente. Parecen inocuos, triviales, pero ocultan importantes comunicaciones", destacó.

lanacion.com