lunes, 30 de agosto de 2010

Vida profesional: ¿Cómo administrar el salario emocional?

Por Cecilia Acuña
Si bien una buena remuneración económica es fundamental, los reconocimientos no monetarios han escalado posiciones porque las empresas entendieron que el conflicto forma parte de la naturaleza humana y que, entonces, se hace necesario generar buenas cuentas bancarias emocionales. De ahí que el salario emocional constituya un pilar en la motivación y en el rendimiento de los empleados.
Ahora bien, ¿a qué nos referimos cuando hablamos de "salario emocional"? Guillermo Occhipinti, director de la consultora DUX Personas y Gestión, explica que "este reconocimiento tiene relación directa con las políticas de conciliación entre la vida personal y la profesional, la posibilidad de formación y las estrategias para construir un plan de carrera". Son acciones concretas que no se traducen directamente en plata, sino que se vinculan con la flexibilidad, por ejemplo: trabajar desde casa; ofrecer las tardes de los viernes libres; realizar acuerdos con universidades, agencias de viajes, gimnasios o centros culturales que ofrezcan actividades con descuentos, entre otras acciones.
El dilema, dado que se trata de políticas flexibles, es, justamente, su flexibilidad, es decir, no pueden ser iguales para todos en todo momento. Y aquí, el jefe deberá desempeñar un papel fundamental en la concesión de ciertos reconocimientos y permisos para cada uno de sus empleados. ¿Cómo ser justos sin caer en la subjetividad? ¿Cómo evitar que los colaboradores se aprovechen de estas nuevas políticas? ¿Cómo no generar sospechas de favoritismos? "Lo ideal es que la empresa tenga un programa claro y definido de cómo se reconocerán los logros. Si no hay políticas claras, se generan diferencias y muchas veces sucede que los empleados quieren cambiar de área porque "en la gerencia de costos hay mejor onda." No basta con que se diga que los viernes son flexibles, el jefe debe mostrar con el ejemplo, y sin castigos a los que lo toman", señala María Inés del Arbol, autora de recursosdecomunicacion.blogspot.com y coordinadora de Desarrollo Profesional de la UP.
La confianza entre el gerente y su equipo será clave a la hora de aplicar esta política. Si existe una comunicación fluida y sincera, el directivo conocerá las necesidades de sus colaboradores. Según indica María Eugenia Buteler, consultora experta en capacitación, desarrollo y coaching, "el jefe nunca debe oficiar de árbitro utilizando los beneficios para castigar o premiar; o se convertiría en un caudillo que usa el miedo para obtener supuestos buenos resultados". La capacidad de un jefe en la administración de las cuentas bancarias emocionales también residirá en aprender a detectar a los aprovechadores sin meter a todos en la misma bolsa. Los especialistas consultados coinciden en que pocas veces el reconocimiento económico se recuerda. Las recompensas en efectivo desaparecen junto con los gastos cotidianos. En cambio, un jefe que sabe administrar estas políticas generará vínculos de confianza con sus colaboradores. "Acompañar a los hijos en actos escolares, salir más temprano para ir a entrenar, por ejemplo, son acciones que suelen recordarse más que otras", señala Del Arbol.
En este sentido, Marcos Benedit, responsable de Work Environment de Globant, asegura que el dinero, definitivamente, no lo es todo. "En nuestro caso, tratamos de que los globers vivan experiencias desafiantes, que trabajen con clientes de primera línea mundial, que se involucren con proyectos complejos, que puedan hacer realidad la experiencia de viajar por el mundo. Esto, indudablemente, tiene mucho peso." Se trata de una forma de concebir el trabajo en la que, si bien es fundamental crecer profesionalmente y aumentar las cuentas bancarias, lo emocional, gestionado por el director de los equipos, tiene un espacio importante dentro del mercado corporativo.

5 Claves para mantener el buen clima en la oficina
1- Ser transparente. Que todos sepan quiénes han sido beneficiados.
2 - Identificar las necesidades. También es bueno reconocer elementos de motivación de los empleados.
3 - No retrasar la recompensa. El impacto positivo se pierde si no se actúa con inmediatez.
4- Valorar todos los aportes. Desde los que hacen los empleados sobresalientes hasta los que generan la media.
5- Recordar que el dinero vuela. El buen trato emocional y los agradecimientos permanecen como huellas en el tiempo.
conexionbrando.com