sábado, 20 de agosto de 2011

Un dispositivo permite que los hombres se sientan embarazados

Un dispositivo permite que los hombres se sientan embarazados
“Estamos embarazados” es la frase que eligen hoy las parejas para anunciar la llegada de un hijo y que indica el rol cada vez más activo que tienen los hombres durante la gestación. Pero aunque ellos lean todos los libros disponibles sobre paternidad, no se pierdan ninguna de las clases del curso de preparto y se encarguen de elegir la ropa del futuro bebé, lo cierto es que no llegarán a sentir cómo es el estado de embarazo. Hasta ahora. Científicos del Instituto de Tecnología de Kanagawa, en Japón, diseñaron un chaleco para permitir que ellos experimenten los desafíos –al menos físicos– de la gestación.
Mommy Tummy (pancita de mamá) es el nombre del original invento que se acaba de presentar en Canadá, durante la conferencia sobre tecnología interactiva Siggraph 2011. Se trata de un chaleco que imita el cuerpo de una mujer embarazada y permite recrear no sólo los nueve meses de aumento de peso, sino hasta los movimientos y latidos del corazón del bebé dentro del vientre. La intención de los investigadores es que el chaleco se pueda usar en los hospitales y centros de salud para crear una mayor empatía entre varones y mujeres. La idea es que los hombres mientras usan el traje lleven a cabo una serie de tareas, como recoger algo del suelo, para entender mejor cómo hasta las tareas cotidianas son cada vez más difíciles para una mujer durante la gestación. “Esta experiencia puede enriquecer el vínculo de la pareja, generando una mayor conexión y un conocimiento profundo de las dificultades y necesidades de una mujer embarazada”, explicó durante la presentación Takayuki Kosaka, director del proyecto.
Avance. El curioso chaleco consta de una gran bolsa de agua que simula el vientre de una embarazada. Por medio de una bomba, se inyecta el líquido en la bolsa y se mantiene a una temperatura de 37 grados para imitar el peso real de llevar un bebé en el vientre y también el calor que representa. Además, dos pequeños globos en el pecho se expanden para simular el busto en crecimiento. Por medio de sensores y estímulos eléctricos, también se pueden experimentar el movimiento del bebé y sus latidos.
Pero, ante todo, Mommy Tummy es un sistema interactivo, ya que permite a partir del roce con la chaqueta comunicarse con el bebé. Cuando el usuario se mueve violentamente, el feto se pone de mal humor y hace movimientos intensos. En cambio, si acaricia el vientre, el feto se relaja y hace movimientos suaves. Una pantalla auxiliar muestra un modelo en tres dimensiones del feto y los niveles de actividad durante su desarrollo. Aunque el sistema no permita experimentar los cambios de humor o los antojos que sienten las mujeres embarazadas, las versiones futuras incorporarán un sensor en la madre para que el padre pueda sentir la patada de su bebé al mismo tiempo que lo hace su pareja.
En las pruebas de laboratorio, el 80% de las mujeres que usó el chaleco dijo que la distribución del peso y los movimientos reproducían fielmente la sensación de llevar a un niño en el vientre. “Después de probar el chaleco, muchos hombres se mostraron felices de ser varones y aseguraron que la experiencia les cambió su visión sobre el embarazo”, concluyó Kosaka.
perfil.com