viernes, 19 de agosto de 2011

Le anularon el matrimonio porque es impotente

La impotencia sexual lo llevó a la separación. Porque su esposa solicitó la anulación del matrimonio y expuso como argumento la disfunción que sufre su pareja, un hombre de unos 40 años, y un juzgado de Familia de Rosario dio lugar al pedido para romper el vínculo legal que unía a las personas.
El caso salió a la luz en varios medios rosarinos aunque no se difundieron los datos de los protagonistas. Se sabe que la mujer, de unos 30 años, se presentó en los Tribunales Provinciales, para pedir la nulidad del matrimonio que tenía con un periodista local.
Por si el caso fuera poco llamativo otro condimento lo hace más disparatado. Al parecer el hombre, en respuesta al fallo de la justicia, solicitó por escrito a los jueces que le den la posibilidad de demostrar que es capaz de mantener relaciones sexuales con una mujer. Y se ofreció a tener un encuentro íntimo frente a los magistrados.
"No son frecuentes los casos de pedidos de nulidad de matrimonio por impotencia sexual de uno de los cónyuges", explicó la abogada Verónica Colombo, especialista en Derecho de Familia, en una nota que reproduce el diario La Capital de Rosario en su versión digital. Sin embargo aclaró que "la impotencia sexual es un impedimento que provoca la nulidad del acto de matrimonio".
La mujer habría presentado como pruebas estudios ginecológicos con los que demostró que era virgen y pidió la anulación del matrimonio porque hacía años que no podía tener relaciones sexuales con su pareja.