lunes, 22 de agosto de 2011

Sobrevivir gracias a un matrimonio feliz


Una pareja en la Playa de Madrid del parque de la Arganzuela. | Gonzalo Arroyo
No puede estar más claro: nada como ser feliz en pareja para vivir más años. Los datos que evidencian los beneficios saludables de la buena convivencia se han acumulado esta semana. Hasta tres nuevos trabajos refieren las ventajas de gozar de un matrimonio feliz y, por otro lado, el infortunio de estar divorciado o vivir solo.
Kathleen King, de la Universidad de Rochester (EEUU), es la autora principal de uno de estos tres estudios que ha visto la luz en el último 'Health Psychology' .
En declaraciones a ELMUNDO.es asevera que "por qué el estado civil y satisfacción marital tienen un efecto sobre la supervivencia seguramente se deba a causas mulitfactoriales. Es muy probable que una combinación de apoyo conyugal y la motivación del paciente para adoptar un estilo de vida saludable, junto con la prestación de apoyo emocional, tengan un efecto en la modulación de los mecanismos fisiológicos responsables de frenar el avance de las enfermedades cardiovasculares".
Con 225 hombres y mujeres que habían sido sometidos entre 1987 y 1990 a un 'by-pass' coronario (intervención que consiste en extraer un vaso sanguíneo y colocarlo en la zona ocluida de una arteria que irriga al corazón para restablecer el flujo sanguíneo) como participantes, el ensayo demuestra que las personas intervenidas que gozan de una convivencia satisfactoria tienen hasta tres veces más posibilidades de sobrevivir a los 15 años de la operación que las que viven solas.
Para alcanzar esta conclusión, los investigadores entrevistaron a todos los participantes al año de pasar por quirófano y les preguntaron sobre su estado civil y su satisfacción con el mismo. Tuvieron en cuenta, además, otros factores de riesgo cardiaco como el tabaquismo, la obesidad o la hipertensión. Asimismo, se valoró si los pacientes tenían síntomas depresivos o si habían padecido un infarto antes de operarse. A todos se les realizó un seguimiento de más de una década.
"Nuestro estudio es el primero que examina el impacto del matrimonio y la satisfacción con el mismo en la supervivencia a largo plazo de las personas con 'puente coronario'. Los datos muestran que el 63% de los casados estaba vivo más de una década después de ser intervenido frente al 36% de los solteros", reza la investigación.
Ellos no son los únicos. Las mujeres también parecen beneficiarse de un matrimonio feliz: el 60% de las casadas seguía viva a los 15 años del 'by-pass' en comparación con el 26% de las que vivían solas.
Para los investigadores estadounidenses, "el ensayo reconoce la importancia de las relaciones personales para la salud cardiaca de hombres y mujeres... No obstante, constata que para los hombres, sólo estar casado tiene algunos beneficios, mientras que para las mujeres sólo estar felizmente casada posee un beneficio. Demuestra asimismo que las personas con menores niveles de hostilidad en sus parejas sufren menos procesos inflamatorios asociados a la enfermedad coronaria, lo que podría ayudar a entender por qué las personas se benefician de los matrimonios satisfactorios", reconoce la autora principal del ensayo.

Muerte prematura de solteros

Peores noticias trae David Roelfs, de la Universidad de Louisville (EEUU), para los solteros. En el último 'Journal of Health and Social Behavior' se publica su trabajo en el que ha analizado un total de 90 estudios previos, con más de 500 millones de personas involucradas.
En todos ellos se comparaba el riesgo de mortalidad entre los solteros y los casados. Al parecer, las posibilidades de fallecer a lo largo de toda la vida son un 32% más elevadas para los varones solteros en comparación con los que conviven en pareja. Una cifra que es del 23%, en el caso de las mujeres.
Tampoco son halagüeños los datos que acaba da aportar su compatriota Dmitry Tumin, de la Universidad de Ohio, durante la celebración de la 'Reunión Anual de la Asociación Americana de Sociología', que ha tenido lugar en Las Vegas. Tras evaluar los datos de 10. 071 personas en las que se examinó la ganancia de peso a los dos años de casarse o divorciarse, Tumin y su equipo han constatado que los hombres ganan kilos cuando se divorcian mientras que las mujeres aumentan de talla tras pasar por el altar.
elmundo.es