jueves, 4 de agosto de 2011

Grecia construye un foso defensivo para cerrar la frontera con Turquía


Las Fuerzas Armadas griegas construyen una barrera defensiva como freno a la inmigración. Un foso de 120 kilómetros, 30 metros de ancho y siete de profundidad a lo largo de la frontera con Turquía pretende frenar el flujo de inmigrantes indocumentados que quieren entrar en la Unión Europea, según publica el diario griego To Vima. A la vez sirve de trinchera antitanques ante un hipotético ataque turco.
El foso, construido por las Fuerzas Armadas, convierte a la región de Evros en una zona esencial en la defensa del país. Los primeros 14,5 kilómetros de la obra, según To Vima, ya están terminados y se preparan los trabajos para otros dos tramos de 11 y 13,5 kilómetros respectivamente.
El año pasado, el 90% de los inmigrantes que entraron de manera ilegal en el Espacio Schengen lo hicieron a través de esta frontera. Grecia ya había amenazado con la construcción de un muro para frenar la inmigración el pasado enero y se desplegó una misión de patrulla de la agencia europea de fronteras, Frontex. Las fuerzas europeas detuvieron el año pasado a unas 48.000 personas en su intento de entrar a Grecia.
Las organizaciones de defensa de los derechos de los inmigrantes han criticado el foso por considerarlo una solución parcial, ya que el tráfico de inmigrantes puede seguir a través del río Evros.
El foso no se reduce a obstaculizar el flujo migratorio. La obra aumenta la defensa de las fronteras ante un hipotético ataque turco y permitirá disminuir las fuerzas militares en la zona. También servirá para contener las inundaciones, frecuentes en la región.
elpais.com