jueves, 25 de noviembre de 2010

Más de 8000 personas mueren por día en el mundo a causa de enfermedades curables

Por Víctor Ingrassia y Sol Amaya
lanacion.com
Hoy en día, en pleno siglo XXI, existen enfermos que están fuera de las agendas de la investigación farmacéutica, de los gobiernos, de los medios de comunicación, y por tanto para la sociedad. Enfermos de malaria, sida infantil, tuberculosis, kala-azar, chagas y la enfermedad del sueño, no poseen el tratamiento adecuado y fallecen por falta de acceso a una cura que sí existe.
En cambio, debido a la falta de mecanismos eficientes en los sistemas de salud, muchas veces carentes de recursos y otras veces directamente inexistente, esos enfermos terminan engrosando los 8000 muertos diarios que deberían tener la oportunidad de continuar con sus vidas.
Con su nueva campaña "Enfermos olvidados", la organización internacional médico-humanitaria, Médicos Sin Fronteras (MSF) exhibe estas cifras según sus propios datos relevados y busca llamar la atención sobre el sufrimiento innecesario que estas enfermedades ignoradas provocan en millones de personas en todo el mundo. Por ello propone una llamativa instalación montada en la Plaza San Martín, que busca llamar la atención de las enfermedades olvidadas e ignoradas, que sí tienen solución.
"La exposición muestra seis fotos de seis pacientes nuestros con estas enfermedades olvidadas, para las cuales no hay suficientes recursos a nivel de diagnósticos y tratamientos, pero que sí tienen cura. Los medicamentos o los tratamientos son poco accesibles o son caros", explicó a lanacion.com Gemma Ortiz Genovese, responsable de MSF para Enfermedades Olvidadas a nivel internacional.
Respecto a la cobertura que de la salud que existe en la Argentina, Ortiz Genovese afirmó que "los programas nacionales respecto de estas enfermedades son muy débiles y no llegan los pacientes. "Hace falta más investigación y desarrollo para nuevos medicamentos, que sean menos costosos y más efectivos para estos males. El 90% del gasto mundial en la investigación médica es para el 10% de la población, que es la parte más rica", indicó.
Video:enfermos en el olvido
"Por ejemplo, los niños con HIV no tienen muchas opciones para los medicamentos. La gente que padece estas enfermedades, que tienen cura, no tienen chances de sobrevivir porque el mundo se olvidó de ellos", explicó Ortiz Genovese, que resaltó la importancia de la campaña, donde seis personas dan sus testimonios de por qué se han enfermado, como llevan la enfermedad y cómo fueron tratados.
El público podrá visitar la instalación todos los días laborables desde el jueves 18 hasta el viernes 26 de noviembre, de 10 a 18 horas, y llevarse su certificado de vacunación contra el olvido. Además, hay un sitio web (www.yonolvido.org.ar) en el que, a través de videos, fotografías y mapas, los internautas pueden informarse sobre los desafíos que plantean estas seis enfermedades, y compartir testimonios de pacientes y personal de MSF que luchan día a día contra ellas.
Enfermedades raras.
Chagas. Es una enfermedad endémica en muchos países latinoamericanos, asociada a la pobreza y transmitida por la vinchuca, que provoca 14.000 muertes cada año y se estima que entre 10 y 15 millones de personas la padecen. Además, el tratamiento actual no siempre es efectivo y en la mayoría de ocasiones no está disponible para los enfermos. En la fase crónica de la enfermedad, el 30% de los afectados desarrollan lesiones cardíacas, digestivas y neurológicas, causando daños irreversibles, y en ocasiones la muerte. Las tasas de curación alcanzan casi el 100% en recién nacidos y lactantes. Sin embargo, en niños mayores, adolescentes y adultos sólo rondan el 60 ó el 70% y pueden tener múltiples efectos secundarios, por lo que deben tomarse bajo supervisión médica.
Malaria. También llamda paludismo, es una enfermedad producida por parásitos del género Plasmodium, que afecta a 210 millones de casos cada año en todo el mundo. Los vectores de esta enfermedad son diversas especies de mosquitos hembras que se alimentan de sangre para poder madurar los huevos. La única forma posible de contagio directo entre humanos es que una mujer embarazada lo transmita por vía trasplacentaria al feto. O bien, por transfusiones sanguíneas de donantes que han padecido la enfermedad. Los enfermos de malaria deben ser diagnosticados con pruebas al microscopio o con pruebas rápidas que son muy útiles en entornos remotos. Actualmente existen medicamentos por vía oral o inyectable para combatirla.
Enfermedad del sueño. La tripanosomiasis humana africana, más conocida como enfermedad del sueño, es originaria de África subsahariana. Se estima que más de 300.000 personas están infectadas en el continente africano y que 50.000 mueren cada año por este motivo. Sin tratamiento, es mortal. Es necesario fomentar y financiar nuevos programas de investigación y desarrollo de medicamentos eficaces para el tratamiento de la enfermedad del sueño.
Kala azar. El kala azar o leishmaniasis visceral es una enfermedad transmitida por mosquitos y de insectos los flebotomos, cuyas manifestaciones clínicas van desde úlceras cutáneas que cicatrizan espontáneamente hasta formas fatales en las cuales se presenta inflamación severa del hígado y del bazo. La enfermedad por su naturaleza zoonótica, afecta tanto a perros como humanos. Provoca la muerte de 60.000 personas al año y otras 500.000 caen enfermas por su causa. Más del 90% de los casos se dan en Bangladesh, Brasil, India, Nepal y Sudán. Sin tratamiento, esta forma de leishmaniasis es mortal en casi el 100% de los casos.
VIH/Sida Infantil. En los países desarrollados, las infecciones de VIH en niños casi se han eliminado, gracias al éxito en la prevención de la transmisión de madre a hijo. Por ello, el sida pediátrico es casi exclusivamente un problema de los países en desarrollo. La mayoría de los niños con el VIH contrajeron el virus durante el embarazo, el parto o la lactancia. En estos casos es vital diagnosticar y tratar a estos pacientes cuanto antes, ya que la mitad de ellos morirá antes de cumplir los 2 años si no recibe tratamiento. Actualmente 2 millones de niños menores de 15 años viven con el VIH, de los cuales apenas un 10% reciben tratamiento con antirretrovirales. En 2007, el sida se cobró la vida de 270.000 niños.
Tuberculosis. Llamada antiguamente tisis es la enfermedad infecciosa más prevalente en el mundo, causada por micobacterias. Ataca los pulmones, el sistema nervioso central, linfático, circulatorio, gastroinestinal, los huesos, articulaciones y la piel. Los signos y síntomas más frecuentes de la tuberculosis son: tos con flema por más de 15 días, a veces con sangre en el esputo, fiebre, sudoración nocturna, mareos momentáneos, escalofríos y pérdida de peso. Si la infección afecta a otros órganos por volverse sistémica, aparecen otros síntomas. La tuberculosis se transmite por el aire, cuando el enfermo estornuda, tose o escupe. En 1999 la OMS cifró en 3.689.833 los nuevos casos de tuberculosis en el mundo, y en 8.500.000 los casos totales, con una tasa global de 141/100.000 habitantes. Cada año, 1,7 millones de personas mueren víctimas de la tuberculosis (TB). El 95% vive en países pobres. La rápida expansión de la tuberculosis entre las personas con VIH, junto con la aparición y propagación de cepas resistentes a la mayoría de fármacos efectivos, han conducido a una situación en la que esta enfermedad está cada vez más fuera de control.