lunes, 29 de noviembre de 2010

El bañador de la controversia

La media luna de la bandera, situada en una zona de alto riesgo. Ese detalle ha enfurecido al Gobierno de Singapur, muy molesto con los bañadores de su equipo de waterpolo en los Juegos Asiáticos. "Los elementos de la enseña han de ser tratados con dignidad", recordó el ejecutivo de la ciudad-estado.
La polémica ha provocado el perdón público del equipo, que el jueves concluyó su participación en Cantón en sexto lugar tras caer ante Kuwait (5-4). Unas horas antes, el ministro de Información aseguraba que el diseño era "inadecuado" y lamentaba que nadie les hubiera avisado a tiempo.
"Lamentamos profundamente si hemos molestado a alguien. Nuestra intención no era insultar al país", declaró el directivo Samuel Wong, que también colaboró en el diseño de una prenda que no volverá a ser utilizada en las próximas competiciones del equipo.
La media luna es un símbolo habitual en países de fe islámica, aunque en Singapur el credo dominante es el budista (43% del total, casi cuatro veces superior a la población musulmana).
La insignia singapurense consta de dos franjas horizontales: una roja, como símbolo de la hermandad y otra blanca, como pureza y virtud. La media luna pretende representar a una joven y próspera nación, mientras que las cinco estrellas representan los ideales de democracia, paz, progreso, justicia e igualdad.
elmundo.es