sábado, 27 de noviembre de 2010

Ayudando al escáner corporal a 'desnudar'

Se esperaba caos pero ni en la víspera ni en los vuelos de última hora del Día de Acción de Gracias hubo incidentes especialmente reseñables en los aeropuertos estadounidenses. Más que un éxito, un alivio para las autoridades que encaraban estas fechas como el primer gran examen de los viajeros a los nuevos modelos de escáneres corporales, que 'desnudan' a los pasajeros para comprobar que no portan objetos prohibidos.
Y si de desnudar iba la cosa, una pasajera decidió protestar de un modo muy particular. Para sorpresa del resto de 'habitantes' del aeropuerto, decidió subirse al avión en bikini, casi ayudando al sistema de rayos X. Y de esa guisa pasó el escáner. Inaudito, pero rápido y efectivo: pasó el control sonriendo y sin problemas... ¿tal vez el frío?
El miedo, por parte de las autoridades estaba basado en las protestas, más o menos hilarantes, pensadas para este particular día de estreno. De las que adquirieron mayor notoriedad, la propuesta por un colectivo que llamaba a una suerte de rebelión general contra estas máquinas. Para ello, insistía en optar por la alternativa, un cacheo manual que añadiría tiempo al proceso. Un pasajero, vale; dos, aún, pero... ¿se imaginan que es lo que quiere un porcentaje de los millones de pasajeros del día?
Al final, tranquilidad y calma, paciencia y comprensión. Las protestas, silentes, tan íntimas como, se suponen, las imágenes del bautizado como 'porno-escáner'. El calzoncillo opaco, por ejemplo, fue una de estas medidas.
elmundo.es