martes, 30 de noviembre de 2010

El día más 'aburrido' del siglo XX fue el 11 de abril de 1954

No siempre hay noticias. Sin embargo, los periódicos, día tras día, salen a la calle. Es complicado dar con una jornada en la que realmente no ocurra nada noticioso, pero unos investigadores de la Universidad de Cambridge la han encontrado: el 11 de abril de 1954.
Después de introducir 300 millones de datos en una nueva computadora, el programa True Knowledge (Conocimiento Verdadero) ha resuelto que en esa jornada no sucedió nada importante, ni hubo un solo nacimiento o muerte relevante, como demuestran los titulares de los periódicos del día siguiente. Unas elecciones generales en Bélgica y el nacimiento de un académico turco fueron, según este programa, los sucesos de mayor importancia.
Sin embargo, hay discrepancia sobre el título de día más aburrido del siglo XX. Según la BBC, ese título corresponde al 18 de abril de 1930. Se basa en los propios comentarios aparecidos en la emisora de radio; por ejemplo, éste de un locutor en el boletín de las 06.30 horas: "No hay noticias".
Algunos expertos sostienen que el día de 1930 no puede considerarse tan aburrido. El primer cardenal latinoamericano de la Historia, Joaquim Arcoverde de Albuquerque Cavalcanti, murió precisamente ese 18 de abril.
William Tunstall-Pedoe, creador del nuevo sistema informático, ha resumido, tal y como recoge el diario 'Daily Mail': "Cuando los resultados llegaron de vuelta, el ganador fue el 11 de abril de 1954, un domingo".
"Nadie destacable murió ese día, ni ningún evento importante tuvo lugar, y, aunque cualquier típico día del siglo XX acogió varios nacimientos de gente ilustre, por alguna razón ese día sólo podría reclamar esa categoría Abdullah Atalar, un académico turco".
El sistema, que da respuesta directa a una pregunta -no aporta una serie de enlaces como los buscadores de internet como Google-, fue lanzado en febrero.
Pese al aburrimiento que rodea el 11 de abril de 1954, al final ese día ha acabado por convertirse en noticia, tal y como resalta el propio Tunstall-Pedoe: "La ironía es que, habiendo hecho el cálculo, el día es interesante por ser excepcionalmente aburrido".
elmundo.es