sábado, 26 de marzo de 2011

'Súplex': la moda inmobiliaria también viene de París

[foto de la noticia]

Marie, diseñadora gráfica, vive en una tienda en el pintoresco, y también caro, barrio parisino de Montmatre. El danés Yan, periodista, en un garaje en el distrito de moda: el Marais. Ambos han 'customizado' estos espacios atípicos para hacer de ellos su casa y pagan por ello seis veces menos que sus vecinos del piso de arriba.
Ante la escasez de vivienda y el crecimiento de sus precios, en París se está desarrollando una nueva moda: los súplex (vocablo que combina dúplex y suelo). Se trata de viviendas improvisadas a pie de calle, es decir, antiguas tiendas reformadas, talleres transformados en lofts, garajes habilitados como pisos... Espacios antes inútiles reconvertidos en modernas y coquetas viviendas.
Su auge ha provocado la aparición de inmobiliarias especializadas
El encarecimiento del suelo en la capital francesa –el año pasado la subida en París fue del 17,5%, poniendo el precio del metro cuadrado en 7.000 euros de media, según los últimos datos del colegio de notarios- ha impulsado este fenómeno, que permite alquilar o comprar en la ciudad sin perder la cartera en el intento. El alquiler de un súplex es seis veces más barato que el de una casa en altura mientras que si se opta por la propiedad el coste es entre 15% y 20% inferior.
Además, las cargas fiscales son más bajas para los propietarios y estos pisos son mas accesibles, una ventaja en una ciudad con un parque inmobiliario antiguo y huérfano de ascensores. El descuento compensa las desventajas, ya que estos espacios suelen ser menos luminosos y tienen humedades. También están menos protegidos y más expuestos a la mano de los amigos de lo ajeno.
"A veces resulta incómodo porque la gente piensa que esto es una tienda y llaman constantemente a la puerta, pero cuando llega la hora de pagar, el precio lo compensa todas estas desventajas!", asegura Marie. Yan paga 300 euros por un espacio de 30 metros cuadrados. "Si viviera en el piso de arriba pagaría un mínimo de 600", asegura.
"A veces resulta incómodo porque la gente piensa que esto es una tienda y llaman constantemente a la puerta"
El auge de estas casas es tal que hasta se creado una agencia inmobiliaria específica para esta tipología de vivienda: Rez-de-chausse, 'a ras del suelo'. Esta sucursal nació en 2010 y ya espera cuatriplicar sus beneficios en 2011.
"La mayoría de los clientes son jóvenes con profesiones liberales o parejas sin hijos que buscan una vivienda original y barata», señalan. Así, en esta agencia se pueden encontrar auténticos chollos como un apartamento de 60 metros cuadrados por 75.000 euros en el distrito seis de París (el más caro de la capital) o un señor piso de 147 metros cuadrados en la almendra central por 350.000 euros. Un lujo dentro del loco parque parisino.
elmundo.es