martes, 29 de marzo de 2011

El GPS ya es uno de los objetos mas vendido en la web

USOS. LOS GPS TAMBIEN PUEDEN ALERTAR CUANDO HAY RADARES DE CONTROL DE VELOCIDAD Y EN ZONAS PELIGROSAS.

Aunque las estadísticas del sector presentan números dispares, se calcula que en la Argentina ya habría unos 800 mil automotores equipados con un navegador GPS . Lo que implica que uno de cada doce de estos vehículos (poco más del 8%) cuentan con uno de estos asistentes electrónicos que ayudan a orientarse en rutas y calles, y que también pueden alertar sobre la presencia de radares de control de velocidad y sobre zonas peligrosas .
Diferentes fuentes vinculadas al mercado de los GPS (sigla del inglés Global Positioning System : sistema de posicionamiento global) explicaron a Clarín que saber la cifra exacta de navegadores en uso resulta difícil, ya que muchos han ingresado al país de modo “informal”. La cifra de 800 mil GPS la manejan algunas compañías vinculadas al desarrollo de contenidos sobre cartografía digital. Germán Rapetti, de AudioGuías GPS, una empresa que ofrece audios con guías turísticas para cargar al GPS, comparte esta estimación. “Es el número al que llegamos partiendo de datos aduaneros y de hablar con importadores, distribuidores y vendedores”, explicó.
Por su parte en Datamap, firma que desarrolla mapas de la Argentina para una de las marcas líderes de navegadores, estiman en 600 mil el número de GPS. Mientras que desde el Proyecto Mapear, una comunidad que desarrolla los mapas para GPS más usados en el país, calculan que el número de navegadores en uso en el país podría haber llegado ya al millón .
Esas cifras se refieren sólo a los dispositivos que son exclusivamente navegadores, sin tener en cuenta los más de dos millones de teléfonos celulares en uso en el país que incluyen receptores GPS . Los cálculos tampoco consideran los autos que traen GPS de fábrica , que por ahora son pocos pero que –según tendencias internacionales– cada día serán más; ni a los GPS de mano (que pueden usarse en los autos); ni a los receptores que se conectan a notebooks.
Según datos de la consultora especializada Carrier y Asociados, en 2008 sólo el 2 % de los celulares ingresados al mercado local contaba con un receptor satelital GPS; mientras que en 2009 los equipos con GPS ya eran el 6 % de los nuevos celulares; y el año pasado el 13% de los celulares traían GPS (1,6 millón de los 12,2 millones de celulares).
La expansión de los GPS (cuyos precios parten de los $ 400) puede verse en la Web . Según informó a Clarín el sitio de comercio electrónico MercadoLibre, los GPS están entre los productos más vendidos . Allí, ayer había publicadas unas 1.500 ofertas de venta de estos aparatos. También en MásOportunidades, otra plataforma de ventas online, los GPS están entre los productos más solicitados. Y en Confronte.com (un sitio para comparar ofertas) “GPS” está entre las búsquedas más habituales.
A su vez, según cálculos de la Sociedad de Propietarios de Automóviles con Taxímetro (SPAT), cuatro de cada diez taxistas de la Capital Federal ya usan GPS . “No reemplaza la experiencia y el conocimiento del taxista, pero lo ayuda sobre todo en viajes fuera de jurisdicción y en determinados barrios de trazado difícil ”, explicó Julián Amado, de SPAT.
A nivel regional, Brasil y Argentina lideran en la adopción del GPS , seguidos por Chile, dice Fernando Villasol, de Navteq, firma de cartografía y servicios digitales. En el Proyecto Mapear creen que, con el tiempo, los navegadores GPS pasarán de ser un elemento de serie .
“Dentro de poco todo auto tendrá un GPS” , dicen. Una evaluación en el mismo sentido hacen en TomTom, una de las firmas líderes del mundo en la provisión de productos de navegación, que meses atrás inició operaciones en el país. Su presidente, Tim Roper, le dijo a Clarín : “Con más de 9 millones de vehículos en las calles todos los días, el mercado en la Argentina ofrece un gran potencial para nuestra industria”.

A usarlos con precaución

Usar equipos de GPS mientras se conduce multiplica los riesgos de accidentes, explican desde el Instituto de Seguridad y Educación Vial (ISEV), un centro privado dedicado a la investigación en seguridad en rutas y calles.
Operar el navegador al manejar hace difícil mantener la dirección (se comprueban desviaciones laterales de hasta 3 metros, dice el ISEV). Además, produce una disminución en la capacidad de percibir riesgos y hace que el conductor reduzca la velocidad involuntariamente en hasta 15 km/h. En rectas se incrementa el peligro, porque el conductor tiende a sentirse más seguro y presta más atención al GPS.
En tanto, señala también el ISEV, para la Ley de Tránsito constituye una falta grave la conducción de vehículos utilizando pantallas o monitores de video o similares, “así como todo otro elemento que produzca distracción o requiera la atención sensitiva del conductor”.
clarin.com