viernes, 25 de noviembre de 2011

El asado argentino conquistó a Roma


ROMA.- Gran éxito tuvo anoche el evento "Sapori and Colori Argentini" que organizó la embajada argentina en Italia para la difusión enogastronómica, turística y cultural de nuestro país.
A la velada, que tuvo lugar en la sede diplomática de la Piazza dell'Esquilino, participaron unas 300 personas, la mayoría del ámbito turístico-gastronómico, de agencias de viaje, importadores, polistas, y diplomáticos.
Los anfitriones, el embajador Torcuato di Tella -de corbata, pero con una tradicional chalina de vicuña sobre sus espaldas- y su esposa Tamara, ofrecieron para comenzar unas riquísimas empanadas de carne dulce, de espinacas y salsa blanca y de jamón cocido y queso.
Aunque lo que vino después fue aún mejor: hubo deliciosos choripanes y sandwiches de lomito, ambos bastante originales porque puestos en un pan típico romano: la "rosetta".
"A las tres de la tarde empezé a preparar la carne", contó a LA NACION el asador, Antonio Horacio Moro, oriundo de Bariloche pero que vive desde hace viente años en la ciudad eterna, que detalló que se cocinaron uno 40 kilos de bife ancho, bife angosto y bife de chorizo, de La Finca.
Vestido con bombacha de campo y sombrero tradicional, Antonio hizo de parrillero, pero en verdad trabaja en la agregaduría de Defensa de la embajada argentina. Y fue él quien, bajo la supervisión de Tamara di Tella, mandó a hacer especialmente la parrilla en lo de un herrero de las afueras de Roma.
En una noche en la que no faltaron óptimos vinos argentinos de la bodega El Esteco-Michel Torino -Cabernet Sauvignon, Malbec, Syrah, Tannat, Bonarda y Torrontés-, tampoco faltó el tango, otra marca registrada: Mariano Navone y su pareja, más que aplaudidos, baialaron al compás del dos por cuatro. Para mostrar las diferencias gastronómicas entre el Norte, Centro y Sur del país, también hubo una presentación en power-point que explicó todo lo relativo a las comidas que pudieron degustarse.
Muy elogiado, el evento culminó con el sorteo de dos pasaje aéreos a la Argentina -ganados por una señora- y con una mesa de postres envidiable: alfajorcitos de dulce de leche, de chocolate y membrillo, pionono y pastelitos de membrillo y de dulce de batata con vainilla. Todo un lujo, a 13.000 kilómetros de distancia.
lanacion.com