sábado, 26 de noviembre de 2011

Aceptación y rechazo: Lo dulce y lo amargo de las relaciones sociales

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Para encontrar una prueba de que el rechazo, la exclusión y la aceptación son fundamentales en nuestra vida, no hace falta salir de casa, comenta Nathan Dewall, psicólogo de la Universidad de Kentucky. "Si enciendes la tele, y ves cualquier programa de reality, la gran mayoría no es otra cosa que rechazo o aceptación. La razón", prosigue DeWall, "es que la aceptación, en las relaciones amorosas, con amigos, incluso con extraños, es absolutamente fundamental para los humanos.
En un nuevo artículo, publicado en Current Directions de Psychological Science, DeWall y Brad J. Bushman, de la investigación de la Universidad de Ohio, recientemente han revisado en una investigación psicológica la aceptación y el rechazo social. "En un lapso de unos 15 años que les ha llevado hacer este trabajo sobre la exclusión y el rechazo, los psicólogos han estado interesados en las relaciones de cercanía y lo que sucede cuando éstas se tuercen durante mucho tiempo", explica DeWall. Los resultados son claros, y ponen de relieve la centralidad de la aceptación en nuestras vidas.

DeWall piensa que esto tiene que ver con que el grupo era probablemente muy útil para nuestros antepasados. Tenemos defensas físicas débiles, poca piel, y una infancia demasiado larga. Vivir en un grupo ayudó a los primeros seres humanos a sobrevivir en ambientes hostiles. El ser parte de un grupo ayuda al individuo a sentirse seguro y protegido, incluso en una época que vivimos donde las paredes y la ropa promueve o facilita que una persona se aísle en sí mismo.

Pero la aceptación es una arma de doble filo, su contrapartida es el rechazo. Ser rechazado es malo para tu salud. "Las personas que se sienten aislados, solos y excluidos tienden a tener una mala salud física", apunta DeWall. No duermen bien, su sistema inmunológico falla, incluso tienden a morir antes que las personas que están rodeadas de otras personas que se preocupan por ellos.

La exclusión también se asocia con una mala salud mental, y ambos pueden unirse en un bucle destructivo. Las personas con depresión pueden enfrentar la exclusión con más frecuencia, debido a los síntomas de su trastorno, y ser rechazado les hace estar más deprimido, continúa DeWall. Las personas con ansiedad social navegan por el mundo constantemente preocupados por ser rechazados socialmente. Un sentimiento de exclusión puede incluso ser causa de suicidio.

La exclusión no es sólo un problema para la persona que lo padece, también puede interrumpir la sociedad en general, señala DeWall. Estas personas a menudo arremeter contra los demás. En los experimentos, dan a la gente la salsa más caliente de lo que se puede soportar, extrañas explosiones con intensos ruidos, y sus evaluaciones de los candidatos potenciales son destructivas. El rechazo puede incluso, contribuir a la violencia. En un análisis de 15 desquiciados tiradores de escuela, se encontró que todos, excepto dos, habían sido rechazados socialmente.

It's important to know how to cope with rejection. First of all, "We should assume that everyone is going to experience rejection on a semi-regular basis throughout their life," DeWall says. It's impossible to go through your entire life with everyone being nice to you all the time. When you are rejected or excluded, he says, the best way to deal with it is to seek out other sources of friendship or acceptance. "A lot of times, people keep these things to themselves because they're embarrassed or they don't think it's that big of a deal," he says. But our bodies respond to rejection like they do to physical pain; the pain should be taken seriously, and it's fine to seek out support. "When people feel lonely, or when people feel excluded or rejected, these are things they can talk about," he says.

Es importante saber cómo lidiar con el rechazo. Ante todo, "Debemos asumir que todo el mundo va a experimentar el rechazo de una forma casi-regular a lo largo de su vida", señala DeWall. Es imposible pasar por la vida y que todo el mundo sea amable contigo todo el tiempo.  Cuando uno es rechazado o excluido, dice, la mejor manera de enfrentarlo es a buscar otras fuentes de amistad o aceptación. "Muchas veces, la gente se guarda este tipo de cosas para sí mismos porque se sienten avergonzadas o por no creer que tengan mayor importancia". Sin embargo, nuestros cuerpos responden al rechazo como lo hacen ante el dolor físico, y el dolor debe ser tomado en serio, así que está bien buscar apoyo. "Cuando la gente se siente sola, o cuando se sienten excluidos o rechazados, estas son las cosas que hablan por ellos."
bitnavegante.blogspot.com