martes, 29 de noviembre de 2011

Ya desapareció un 35% de los manglares mexicanos


MEXICO.- En territorio mexicano, un 35% de los manglares han desaparecido en el último siglo y cerca del 90% de las extensiones que quedan muestran cierto grado de deterioro. Sin embargo, el gobierno no tiene una estrategia nacional para afrontar las consecuencias del cambio climático en estos ecosistemas que protegen a las poblaciones costeras de huracanes e inundaciones.
El director de conservación de los ecosistemas del Instituto Nacional de Ecología (INE), Edward Peters Recagno, advierte que no hay un estudio nacional que indique cómo han sido afectados. "Sólo hay investigaciones incipientes en algunos estados de la república."
Se calcula que en México existen 660.000 hectáreas de manglares, pero el gobierno federal aplica un plan de recuperación sólo en 15.000 de ellas, el 2% de la superficie.
Monitoreos realizados por investigadores de la Universidad Veracruzana advierten que las comunidades más afectadas por inundaciones tras el paso del huracán Dean, en agosto pasado, fueron las que mayor destrucción de manglares han registrado en los últimos años, como Tamiahua, Tuxpan y Boca del Río.
De acuerdo con Amparo Martínez Arroyo, secretaria académica del Centro de Ciencias de la Atmósfera de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), si una fuerte onda de agua proveniente del mar se encuentra con un manglar de unos 200 metros de extensión, esta ola disminuirá en un 75% su fuerza al llegar a tierra, de lo contrario, dañará lo que encuentre a su paso.
Cada año México pierde como consecuencia de desarrollos urbanísticos, turísticos, contaminación y sobreexplotación 22.000 hectáreas de manglares. De continuar con esta destrucción, para el año 2025 la mitad de este ecosistema habrá desaparecido. Pero estas cifras se agudizarán como consecuencia del cambio climático, fenómeno que ocasiona un incremento anual en el nivel de los océanos de 3,3 milímetros, y ello originará una invasión de agua salina en los manglares que llevará gran parte a la destrucción.
Para Ernesto Arias, adscripto al Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav) Mérida, la destrucción de manglares podría acabar también con gran parte de la industria pesquera del país y afectar seriamente la barrera de corales del Caribe, la segunda entre las más grandes en el mundo. .
Por Ricardo Cerón
y Natalia Gómez
El Universal, México
lanacion.com