lunes, 28 de noviembre de 2011

Hacia la oficina sustentable del futuro


El año pasado al ganar el Siemens Sustainability Press Award tuve la oportunidad de conocer numerosas instalaciones de la compañía en diversas ciudades alemanas. Más allá de los gigantescos transformadores HVDC (de alto voltaje y corriente continua), los subterráneos Siemens que funcionan sin conductor y los laboratorios de testeo de paneles solares; me quedé impresionado con las oficinas, especialmente con las de Munich. Me pregunté, en esa ocasión, porqué había una diferencia tan marcada con las oficinas de Buenos Aires, tratándose de justamente de una misma empresa.
Esta diferencia hoy se acaba de reducir, a través de la implementación en Buenos Aires del concepto de Siemens Office. Una iniciativa de la empresa a nivel global, la cual apunta a aumentar la sustentabilidad, el confort y una mayor integración de la vida personal y laboral de los empleados.
El objetivo de Siemens Office tuvo dos ejes principales. Primero, la reducción de la cantidad de edificios, que pasó de trece a tres, y desde hace dos meses solamente hay un único edificio, en Vicente López, que concentra todos los anteriores. Segundo, la nueva ubicación fuera del microcentro permite un ambiente más distendido y una anhelada reducción de la huella de carbono generada por el transporte, debido a una histórica ubicación de los empleados más cercana a Zona Norte. Y si bien recién ahora se están realizando los cálculos respecto de la reducción de la huella ambiental, se espera una mejora significativa, considerando las experiencias en Alemania y otras sedes europeas.
Algunos beneficios a nivel cualitativo son:
  • Reducción de la huella en el transporte
  • Incentivo en trabajo móvil (trabajo desde el hogar hasta dos días semanales)
  • Programa de Home Working con contrato especial para trabajos de más de 3 días semanales desde el hogar
  • Reducción en un 30% de espacios de trabajo gracias al trabajo remoto
  • Incentivos (por ejemplo, cocheras disponibles) para empleados que comparten el automóvil (carpool)
  • Separación en origen de residuos
  • Aprovechamiento de la luz natural, y ventanas con doble vidrio hermético reflectivo
  • Reciclado de muebles de oficinas anteriores integrándolos estéticamente dentro del nuevo concepto
  • Aprovechamiento de espacios horizontales evitando el uso de ascensores
  • Reducción de la cantidad de impresoras de 80 a 30 con el objetivo de una operación paperless con excepción de los departamentos legales y administrativos
Además de estas características, destaco la sensación que transmiten las oficinas. Uno se siente más en un sector creativo de alguna agencia de publicidad que en una empresa de ingeniería alemana. Nadie tiene su propio escritorio. Los empleados almacenan su notebook y sus pertenencias en lockers. Al llegar, elijen cada día dónde y con quién sentarse. Existen diversos ambientes para distintas cantidades de personas, diferentes niveles de privacidad y espacios radicalmente opuestos tanto en la decoración como en los muebles de oficina. A la tarde, antes de irse, todos deben dejar el escritorio limpio, tal cual lo encontraron. Esto ayuda a minimizar la utilización de papel, me explicaba el arquitecto Gerardo Fernández, quien lideró el proyecto localmente bajo los lineamientos que impulsa la Siemens a nivel global desde Munich.
¿Y por qué esta iniciativa se puede considerar sustentable?
Si bien, a nivel ambiental, los resultados son prometedores, todavía están pendientes las mediciones. Pero el aspecto social se percibe en cada rincón. Un ambiente de trabajo agradable y armonioso ayuda a mantener conforme a los empleados, mejorar su creatividad y rendimiento, y también, a atraer nuevos talentos; ítems esenciales para que una empresa perdure en el tiempo. Las personas son uno de los pilares del programa de sostenibilidad y es justamente el foco principal del concepto de "Siemens Office".
De todos modos Siemens no ha sido la única en adoptar esta filosofía de trabajo. Actualmente son varias las empresas que han decidido relocalizarse en la periferia de la ciudad para evitar el congestionamiento, y generar espacios de trabajo más espaciosos, cómodos y eficientes.
Un ejemplo de esto son las oficinas de IBM o Unilever, quienes también decidieron mudarse a Vicente Lopez. La ubicación es primordial ya que se encuentran muy cercanas a las vías de acceso principales. En este tipo de locaciones es posible rediseñar los espacios para incorporar las plantas open office, donde la mayoría de los empleados tienen acceso a vistas y simplemente necesitan de la luz de sol para iluminar los interiores.
Un caso también conocido es el edificio de HSBC Barrancas de Lezama, el cual aparte de incorporar muchísimas variables de sustentabilidad, se certificó bajo la normativa LEED en Operación y Mantenimiento. Existen controles para el confort térmico de los empleados, se fomenta la utilización del transporte público, se incorporó un gimnasio completamente equipado para fomentar los buenos hábitos dentro del cuerpo de empleados, los controles de iluminación son personalizados, y todos los materiales con los que fue rediseñado evitan la emisión de VOC's (compuestos orgánicos volátiles) los cuales si están presentes en el ambiente generan el conocido efecto del edificio enfermo.
Actualmente las oficinas de Google también se certificaron bajo esta normativa, la cual fomenta el concepto de sustentabilidad en todo el proceso constructivo, el de diseño mismo, y se cuela en toda la vida útil del edificio, buscando que sea lo más eficiente posible en todos los aspectos de la sustentabilidad.
Como verán Siemens no es el único liderando este tipo filosofía, y seguramente hayan muchísimas más empresas en busca de este nuevo modelo de trabajo.
Rodrigo Herrera Vegas es co-fundador de sustentator.com
lanacion.com