miércoles, 23 de noviembre de 2011

San Luis: dos jóvenes murieron tras mezclar Viagra con otras drogas y alcohol


Una combinación fatal. Esa es la causa por la que aparentemente murieron dos jóvenes de 19 años durante los últimos días en San Luis. En cantidades excesivas mezclaron sildenafil -Viagra- con otras drogas y alcohol, de acuerdo con la explicación que brindaron especialistas que atendieron a las víctimas en el Hospital Juan Domingo Perón de esa provincia.
En ambos casos, las víctimas sufrieron paros cardiorrespiratorios sin causas confirmadas, ya que sus familias se negaron a realizar las autopsias para determinar los motivos de los decesos.
Según reflejaron los medios locales, la hipótesis más consolidada adhiere a la combinación de estimulantes con el alcohol, en grandes cantidades.
"Lamentablemente esta mezcla se tornó común entre los jóvenes y lo cierto es que puede derivar en casos como éstos", aseguró Alberto Figueroa, director del centro de salud local. Y añadió: "Esto induce a fallas cardíacas irreversibles, no sólo en personas que ya vengan con problemas del corazón".

Negación

Los jóvenes murieron con pocos días de diferencia. En el primer caso, la pareja de uno de ellos fue quien alertó al hospital sobre lo ocurrido. "Recibimos el llamado y cuando fuimos a la casa estaba con pérdida de conocimiento, pulso débil e hipotensión severa", explicó Figueroa sobre la víctima oriunda de Villa Mercedes.
Enseguida, lo derivaron en ambulancia al centro asistencial y le practicaron maniobras de reanimación, pero finalmente murió. Su familia fue consultada acerca de la autopsia, pero rechazaron el ofrecimiento.
En tanto, en el segundo caso, los padres consideraron "irrelevante" averiguar las razones de la muerte del joven, nacido en la capital provincial. "Ninguna certeza nos devolverá a nuestro hijo", indicaron.
"Me parece una reacción lógica", manifestó una alta fuente judicial que intervino en el caso. Lo cierto es que, según las autoridades del hospital, y gente relacionada al ámbito de los fármacos, cada vez son más los jóvenes que se ven tentados por consumir potenciadores sexuales.
Ocurre que la falta de controles por parte de las farmacias facilita la venta y consumo de esta droga para personas de todas las edades.

Consumo excesivo

Un artículo publicado meses atrás en LA NACION hacía referencia a esta moda que adoptaron los adolescentes y alertaba sobre los peligros que encierra la tendencia.
Distintos especialistas explicaron en esa oportunidad que el miedo a no rendir lo suficiente durante un encuentro sexual, la inhibición que despierta la primera vez, el frecuente cambio de pareja (que impide conocerse mejor) o simplemente el deseo de mostrar una performance "notable", forman parte de los motivos del consumo exagerado por parte de este segmento.
lanacion.com