sábado, 10 de marzo de 2012

Love Parking: estacionamientos para tener sexo legal y seguro


BBC Mundo Las autoridades de un distrito de la ciudad italiana de Nápoles decidieron estimular la práctica del sexo seguro... en un estacionamiento.
Y la intención es que la iniciativa se extienda a parques y otras áreas.
El aparcamiento en el que las parejas encontrarán intimidad y protección de la policía está ubicado en Barra, un distrito de 120.000 habitantes en el este napolitano.
Y será un lugar doblemente seguro porque se repartirán condones.
Las autoridades de Barra determinaron crear el Love Parking debido a la gran cantidad de jóvenes que acostumbran dar rienda suelta a sus pasiones en plena calle, expuestos tanto a las miradas de los transeúntes como al hampa.
Según la presidenta distrital de Barra, Anna Cozino, muchas parejas hacen el amor "tapándose con periódicos, inmersas en la degradación, sin iluminación, en los barrios más pobres y con peligrosidad objetiva de actos de violencia".
Cozino aseveró que los jóvenes amantes "se arriesgan a robos, lesiones, violaciones" e incluso "a la muerte", informó la agencia Efe.
"Bofetada"
Los dirigentes de Barra promoverán la idea para que el ayuntamiento de Nápoles la adopte en parques y otras zonas.
Para ellos se trata de un tema de educación sexual y una reflexión pública sobre la situación de los jóvenes.
Pero aunque a sus creadores la iniciativa les parece brillante, no todos están contentos con ella puesto que "desvía la atención" de los verdaderos problemas de Nápoles, "un territorio martirizado por la criminalidad, por el desempleo y el escaso sentido cívico", según el concejal del distrito, Massono Morga.
Para Morga, "ante la emergencia que vive nuestro territorio, gastar aunque sea un solo euro en el estacionamiento es una bofetada a los que viven en los barrios bajos que se inundan cada vez que llueve, a los que no tienen un trabajo y no saben cómo llegar a fin de mes".
Nápoles es descrita por su propio ayuntamiento como una ciudad de cultura y arte en la que se entremezcla "la oscuridad de un mundo escondido, sumergido y subterráneo".
La ambigüedad de esa descripción podría incorporar la realidad de Barra, un distrito aquejado de la misma suerte de la periferia napolitana, con la presencia del tráfico de drogas y el arraigo del crimen organizado.
conexionbrando.com